Ana Julia Jatar - weblog

...economista, analista económica y política, escritora. Aquí se concentran sus ideas, pensamientos, análisis y escritos, para ser compartidos con todas aquellas personas interesadas en los temas frecuentemente abordados por Ana Julia.

Navegación Categorías Lo último Ultimos Comentarios Buscar


Archivos Links Misc Sindicar este blog XML Powered by
  • b2evolution
Listado en
bottom corner
Dictadura informática escrito por Ana Julia Jatar | 15/09/2005 | 12:28:55 am | Política

¿Se imaginan lo que hubieran hecho dictadores como Franco, Hitler, Mussolini, Stalin, Perez Jiménez, Trujillo, o Pinochet con una base de datos exhaustiva que incluyese la identidad, dirección, teléfono, actividades y hábitos de consumo de sus enemigos políticos? ¿Hubiera quedado alguien para contar la historia? ¿Hubiera sido posible esconderse? ¿Hubiera sobrevivido la resistencia?

Hoy tuve la impactante, no, mejor dicho, la escalofriante experiencia de ver y entender como funciona el software de la famosa base de datos “maisanta”. Si, esa que conformó el gobierno – y que deben estar actualizando en este momento — con la otra famosa base de datos – aquella con las identidades de quienes firmaran la petición para el Referéndum Presidencial contra el presidente Chávez — la Lista Tascón. Tascón es el apellido del diputado del partido de gobierno que la publicó en el Internet. Esa lista convirtió a las personas allí mencionadas en ciudadanos de segunda clase, a quienes se les niega participación,libertad, trabajo y hasta identidad. Los firmantes de la petición del revocatorio presidencial han sido victimas de innumerables atropellos.

Por ejemplo, han sido despedidos de sus trabajos sin beneficios laborales, se les ha negado asistencia médica en hospitales, sus hijos han sido expulsados de las escuelas públicas y a muchos de ellos se les ha negado el transplante de órganos que hubiesen salvado sus vidas. En otras palabras, con esa lista se ha cometido la más atroz, burda y torcidamente innovadora discriminación política que se haya visto en mucho tiempo. Por ello, es hora de que el mundo se entere. En Venezuela hoy, basta tener un computador con cualquiera de estas bases de datos en un hospital, en una escuela, en un ministerio, en una empresa publica, en un registro legal o en un tribunal, para que las miradas, la actitud, el gesto, la decisión, la oportunidad, la sanción, la condena y la vida cambien para peor, hacia la exclusión y la miseria.

Esta tarde, pude ver en operación el CD con la base de datos Maisanta, instalado en una PC. Dicha base de datos esta conformada por 12.394.109 venezolanos, es decir el numero de inscritos en el sistema electoral hace 16 meses. Para probar el sistema, introduje el numero de mi cedula de identidad. No pude creer lo que vino después!!! Luego de unos 60 segundos aparecieron los siguientes datos que me describían: mi nombre, mi dirección, mi numero de cedula, el centro de votación al que pertenezco, fecha de nacimiento, nacionalidad, si soy o no de a la oposición al gobierno, en el espacio donde debería estar mi numero telefónico había un ND (no disponible), pues a diferencia de otros millones de personas, aún no habían obtenido esa información.

También pude ver que el gobierno sabía si me había abstenido o no en la elección pasada, si mi firma para el Referendum Revocatorio presidencial fue valida o rechazada por el Consejo Nacional Electoral, si he pertenecido o no a la misión Ribas (programa del gobierno en conjunto con Cuba para ofrecer bachillerato a quienes no lo han terminado), si he pertenecido o no a la Misión Patriota (programa del gobierno para entrenar milicias) y Misión Vuelvan Caras (programa del gobierno para entrenar a los venezolanos al trabajo). De acuerdo a la misma base de datos había 426.728 venezolanos en la Misión Patriota, 555.795 venezolanos en la Misión Ribas y 613.569 en la Misión Vuelvan Caras.

Esto comprueba que la discriminación política en Venezuela es una política de estado pues la conformación de estas listas ha requerido de la colaboración de diferentes dependencias públicas. Pero hay más. Es la política del SENIAT, la institución encargada de cobrar impuestos, exigir que cualquier venezolano que realice una compra, sea esta una olla para cocinar, debe dar su nombre, numero de cedula de identidad, lugar donde vive y numero de teléfono. Es decir, hoy el gobierno venezolano sabe que yo Ana Julia Jatar, soy de la oposición, que firmé contra Chávez y que por lo tanto voté contra él en el Referendum, que no pertenezco a ninguna Misión social del gobierno, que me abstuve en la ultima elección, que hoy compré 6 platos blancos en la tienda Iskia en el Centro Plaza en Caracas y un jarabe Bisolvón para la tos de mi hija en la farmacia del mismo centro comercial, que me voy para la isla de Margarita por tres días en tres semanas, que compro en el automercado tal, en la tienda cual y que de vez en cuando me voy a comer al restaurante tal.

El presidente Chávez pidió que se “enterrara la lista de Tascón” esa expresión fue escuchada con beneplácito por embajadores y representantes de la comunidad internacional en Venezuela. A todos les quiero decir que ese pedimento del presidente es una burla, un insulto a la inteligencia de los venezolanos: las listas electrónicas no se pueden enterrar porque no son físicas, como tampoco lo son los supuestos votos que le permitieron ganar (electrónicamente) el revocatorio. En Venezuela estamos viviendo el infierno de lo peor de la informática: nuestra más íntima información al servicio de un gobierno autoritario que la usa para mantenerse en el poder Pero eso no es todo. El problema no termina con el hecho de que el gobierno lo use en contra de sus opositores. El problema es que al igual que esta lista cayó en mis manos, miles de copias pueden estar en manos de extorsionistas, ladrones, inteligencia política, guerrilleros, y secuestradores. Estas listas se pueden comprar a los buhoneros y vendedores que deambulan por las calles de Caracas por 10.000 bolívares (menos de 5 dólares).

25 comentarios | Buscar Tema en Google | Enviar Artículo por Email

bottom corner