Ana Julia Jatar - weblog

...economista, analista económica y política, escritora. Aquí se concentran sus ideas, pensamientos, análisis y escritos, para ser compartidos con todas aquellas personas interesadas en los temas frecuentemente abordados por Ana Julia.

Navegación Categorías Lo último Ultimos Comentarios Buscar


Archivos Links Misc Sindicar este blog XML Powered by
  • b2evolution
bottom corner
Llamemos a las cosas por su nombre escrito por Ana Julia Jatar | 16/01/2006 | 08:10:23 am | Política

Artículo publicado originalmente en El Nacional, en su edición del 16/01/2006

Felipe González dio en el clavo tres veces al decir la semana pasada en Santiago de Chile que si bien se siente próximo a una expresión de izquierda cuando la representan Ricardo Lagos, la candidata socialista Michelle Bachelet o Lula; no podía decir lo mismo de la izquierda que defiende Hugo Chávez. Por ello igualmente acertó al decir que en Latinoamérica no existe un giro a la izquierda (entendida ésta como la de Chávez y Fidel) sino más bien “una oleada de rechazo” a las políticas del gobierno estadounidense.

Es importante no confundir las cosas, tal como lo ha hecho Lagos en Chile, se puede estar en desacuerdo con la invasión a Irak sin que ello implique rechazar los acuerdos comerciales propuestos por Estados Unidos. Por último, no podían ser más aguda la observación del ex presidente González cuando indicó que el Presidente venezolano confunde erradamente el liderazgo nacional con el regional o supranacional.

Y es que el socialismo progresista, el verdadero del siglo XXI, el que querríamos para nuestro país, se parece al de Lagos pero para nada al de Hugo Chávez.

Veamos, en sus seis años de gobierno Ricardo Lagos se ha destacado por obras públicas como Transantiago , el plan de transporte público más grande del mundo; igualmente construyó un ambicioso sistema de autopistas urbanas e interurbanas las cuales, entre otras cosas, lograron acercar la capital a su aeropuerto reduciendo el viaje de una hora a escasos 15 minutos (a diferencia del socialismo de Chávez que se las ha ingeniado para alargarlo de 40 minutos a 5 horas).

Lagos firmó tratados de libre comercio con China pero también con la Unión Europea, Estados Unidos y Corea del Sur. Con ello logró aumentar dramáticamente las exportaciones y hoy en Chile 90% de los empleos es generado por el sector privado (a diferencia del socialismo de Chávez que se empeña en asfixiar la iniciativa y la propiedad privada y donde el empleo privado no llega a 30% ).

El acuerdo de libre comercio de Chile con Estados Unidos no le impidió a Lagos representar el sentir nacional y llamar al presidente Bush antes de la invasión a Irak para comunicarle que, como miembro del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Chile se opondría a la invasión a Irak.

El socialismo de Lagos crea el seguro al desempleo, reforma el sistema de salud y le garantiza a los 11 millones de chilenos el acceso, atención, la protección financiera y la calidad para el tratamiento de 25 problemas de salud escogidos previamente como los más comunes y graves de la población. El socialismo de Lagos desarrolla el programa Chile Barrio: un esfuerzo intersectorial de intervención sobre 972 asentamientos marginales para superar la pobreza a través de mejoramientos en las viviendas, en los servicios, evitar accidentes y promover oportunidades de inserción social y laboral.

Igualmente, el socialismo de Lagos instrumentó el exitoso Programa Barrio el cual ha logrado disminuir la delincuencia en las zonas más pobres; el socialismo de Lagos logró aumentar a 12 años la escolaridad obligatoria.

En fin, un socialismo así nos llevaría al futuro y no a la época de la Colonia como está empeñado en hacerlo este gobierno ignorante, ineficiente y corrupto.

Que el presidente Chávez se equivoca al confundir la política interna con el liderazgo regional, también es verdad y este error le genera graves problemas afuera e internamente. Ya se ha peleado con el presidente de México, Vicente Fox; con el presidente Alejandro Toledo, quien le alertó que “podía ser presidente de Venezuela pero no de América Latina” ; y hasta el ejército boliviano le respondió con firmeza la semana pasada poniéndole un parao para que no se metiera en los asuntos militares de Bolivia luego de sugerir que se estaría gestando un golpe contra el recién electo y pupilo suyo Evo Morales.

El presidente Chávez confunde socialismo con retroceso y sus responsabilidades como presidente de los venezolanos con sus insaciables ambiciones políticas. Llamemos a las cosas por su nombre. Es muy fácil regalar lo que es ajeno y por eso muchas veces el regalado y el ajeno se sienten igualmente vejados. De vez en cuando los líderes se olvidan de su país y se dedican a andar por el mundo “liberando pueblos” hasta que llega el día en que su propio pueblo se los cobra. Quizás sea este defecto lo que hace a Chávez y a Bush tan parecidos políticamente.

Quizás por ello ya se lo están cobrando.

11 comentarios | Buscar Tema en Google | Enviar Artículo por Email

bottom corner