Ana Julia Jatar - weblog

...economista, analista económica y política, escritora. Aquí se concentran sus ideas, pensamientos, análisis y escritos, para ser compartidos con todas aquellas personas interesadas en los temas frecuentemente abordados por Ana Julia.

Navegación Categorías Lo último Ultimos Comentarios Buscar


Archivos Links Misc Sindicar este blog XML Powered by
  • b2evolution
bottom corner
Por las rendijas del cascarón rojo escrito por Ana Julia Jatar | 19/12/2005 | 09:25:27 am | Política

Artículo publicado originalmente en El Nacional, en su edición del 19/12/2005

Lo que sólo era percepción ya es abierta realidad:
se están desatando los lazos simbólicos del pueblo con Chávez y los de éste con sus seguidores. En otras palabras el “meme” del chavismo se apaga. Las tres cuartas partes de los venezolanos quieren otra cosa, se extingue la conexión de las masas con las alegorías de “guerra a los oligarcas”, de “freír cabezas”, “empuñar espadas” porque se convirtieron en burdas amenazas por quitarnos un indigno bozal de arepa, por meternos en otra lista de ciudadanos de segunda o de vestirnos de rojo a juro porque si no nos mandan al “carajo”, tal como dijera el vicepresidente.

Sí, para la sorpresa del Gobierno, ahora “los demás” somos la gran mayoría. En el lenguaje de Howard Bloom en su excelente libro El principio de Lucifer, somos un “meme” en formación.

Tenemos entre nosotros un vínculo invisible, una conexión de sentimientos —por ahora sin liderazgo— un anhelo común que ha crecido de manera explosiva en los últimos meses y que su expresión más palpable fue en la abstención cercana 90% que se registró el 4 de diciembre en las elecciones parlamentarias.

¿Cómo así? Me explico.

El neologismo “memes” fue creado por su semejanza fonética al término “genes”. De acuerdo con esta idea, así como los organismos se constituyen replicando la información que transportan los genes, las personas se agrupan y articulan de acuerdo con ideas, conceptos y sentimientos integrados en “memes” . Las religiones son un ejemplo de estos últimos al igual que el marxismo, el fascismo o el nazismo. Para la supervivencia de un “meme” la existencia de un enemigo común es muy importante. El fidelismo en Cuba es un excelente ejemplo de esto, por ello la agresión estadounidense le ha servido tan bien a Castro en su propósito de perpetuarse en el poder.

En nuestro país no cabe la menor duda de que el “meme revolucionario” del chavismo prendió, para la sorpresa de muchos, como candela en pasto seco. Sin embargo, desde esta perspectiva analítica se explica perfectamente. Hugo Chávez se conectó con el sentir, la rabia, la frustración y los deseos de cambio de una mayoría que no sabía que compartía esos sentimientos.

Luego, buscó un enemigo común en los políticos del pasado y agarró por las bridas a esa bestia social, a ese “meme” del chavismo para guiarlo a donde le viniera en ganas. Sin embargo, los enemigos se le agotaron a Hugo y su arenga revolucionaria ya no tiene eco en una población ostensiblemente más madura políticamente que él.

Y esa población se manifestó el 4 de diciembre como otro actor político. Ese día sin ponerse de acuerdo, ese nuevo “meme” se manifestó numéricamente en gigantesco abstencionismo.

En las elocuentes palabras del historiador Elías Pino en entrevista a El Nacional:
“Estaban por allí, metidos en el sótano, encerrados en un cascarón... Ahora no hay dudas sobre la existencia de una gran masa que destaca por su cantidad y por la firmeza de su deliberado alejamiento de los procesos electorales... Ahora debería empezar un capítulo nuevo de la lucha contra el chavismo”.

En otras palabras, por las rendijas del cascarón rojo, se asomó una mayoría sin liderazgo.

Una mayoría que se manifiesta y se abstiene. Una mayoría que siente frustración, rabia, desprecio, miedo y tristeza.

Frustración por la ineficiencia del Gobierno. Rabia y desprecio porque la corrupción campea en todas partes, ostensible como el rojo de las franelas. Miedo y tristeza por la pérdida de valores, por las amenazas de despido si no vota por el partido de gobierno, por la división del país, por el atropello a la dignidad.

Los venezolanos de hoy, en su mayoría quieren igualdad de oportunidades y les gusta ser dueños de su propio destino.

Los venezolanos de hoy no quieren comunismo. Los venezolanos de hoy no se identifican con el revolucionario del golpe de Estado de 1992.

Por las rendijas del cascarón rojo, hoy más rojo que nunca, saltó este nuevo “meme” , y como dicen por ahí, anda realengo en busca de un líder que lo interprete y que lo represente.

Ese líder además tiene la gigantesca responsabilidad de arrear de nuevo a ese “meme” hacia el potrero de los procesos electorales y derrotar al enemigo común, que no es el pueblo sino el chavismo. Que éste sea el regalo de 2006 para todos.

4 comentarios | Buscar Tema en Google | Enviar Artículo por Email

bottom corner