Ana Julia Jatar - weblog

...economista, analista económica y política, escritora. Aquí se concentran sus ideas, pensamientos, análisis y escritos, para ser compartidos con todas aquellas personas interesadas en los temas frecuentemente abordados por Ana Julia.

Navegación Categorías Lo último Ultimos Comentarios Buscar


Archivos Links Misc Sindicar este blog XML Powered by
  • b2evolution
bottom corner
Tenemos que seguir hablándole al mundo escrito por Ana Julia Jatar | 21/11/2005 | 07:16:14 am | Política

Artículo publicado originalmente en El Nacional, en su edición del 21/11/2005

La semana pasada participé en una audiencia que sobre la democracia en Venezuela se realizara en el Subcomité de Asuntos del Hemisferio Occidental en el Congreso estadounidense. Fui por una invitación que le hicieran a Súmate, y al estar mis colegas con prohibición de salida del país, agarré mis palabras y me fui para Washington; lugar por cierto donde hace poco se dio cita la juventud comunista de todo el mundo y nadie los llamó traidores... Allí expresé y quedó en mi testimonio por escrito, que yo no había ido a pedir ayuda, ni mucho menos “para persuadir al Congreso de los Estados Unidos sobre la necesidad de interferir en nuestro destino”, pero dije que sí había ido para “hacerlos reflexionar sobre nuestros actuales problemas y oportunidades”.

Y la verdad es que creo que se logró estimular en algo la reflexión más profunda sobre lo que pasa aquí.

Al inicio de la sesión, y desafortunadamente para la calidad de la discusión, el debate, en vez de centrarse en la democracia venezolana y en si estaba o no cumpliendo con los principios universales de libertad y de respeto a los derechos políticos de las minorías, tomó el giro de la ya conocida confrontación partidista entre demócratas y republicanos sobre los errores de la política exterior de Bush hacia Venezuela. Escuchamos de nuevo el reclamo de los demócratas a la administración por su “silencio” durante el período en el cual fue presidente Carmona y la falta de acercamiento al gobierno de Chávez. Sin embargo, mientras progresaban los testimonios — y de allí la importancia del evento — el debate se tornaba más interesante y los participantes más atentos a lo que en realidad estaba pasando hoy en Venezuela.

Lo que sí es cierto es que la radicalización hacia la izquierda por parte de Chávez ha ideologizado las posiciones. Por ejemplo, el republicano Dan Burton, defensor de Chávez hasta hace poco, asegura ahora que el Presidente venezolano se encontrará con mucha oposición — incluyendo la de él — si pretende llevar a la región por la ruta del comunismo y como “ídolo” al Ché Guevara tal como lo anunciara en Mar del Plata. En el campo de los demócratas varios se han convencido que el verbo del Presidente venezolano ya ha llegado a tales extremos que ya no se atreven a defenderlo ni siquiera para lograr una pelea con Bush.

Vi entre los miembros del Congreso las dos tendencias que también vi en Europa. A quienes les preocupa Chávez y su discurso radical también les preocupa su autoritarismo, su irrespeto por los valores democráticos, la discriminación política que ha emprendido, la violación a los derechos humanos, el debilitamiento de los derechos de propiedad y ataques a la propiedad privada, los atropellos a los medios de comunicación y a periodistas, la falta de transparencia en el manejo de los recursos públicos como consecuencia de la falta de rendición de cuentas y la falta de separación entre los poderes. Particularmente, preocupa el que el Presidente de Venezuela se aproveche de esta circunstancia de falta de transparencia para financiar la izquierda radical en el resto del hemisferio.

No están bien informados de la popularidad de algunos de los programas sociales del Gobierno.

Para quienes defienden a Chávez, a su vez tienden a no ver con profundidad los temas sobre democracia y mantienen la visión positiva de un presidente que al fin y al cabo “ha logrado que los médicos lleguen a los barrios”, que los pobres voten en las elecciones, que se acabe el analfabetismo, que disminuya la pobreza...

“¿Esos no son derechos humanos también?” Argumento que infinidad de veces he escuchado para el caso de Cuba. Pues bien, en el debate de ayer ese balance estuvo en discusión, surgieron muchas preguntas que llevaron a varios de los que estaban allí a repensar y sopesar el balance entre libertad e igualdad que una sociedad esta dispuesta a aceptar y que Venezuela está sufriendo hoy. Creo que fue muy útil, sobre todo entre los miembros del Black Caucus, es decir, la organización que agrupa a los representantes de raza negra en el congreso estadounidense.

Entre ellos, hay una gran identificación emocional con el presidente Chávez. Él ha sabido manipular muy bien el tema racial para aprovecharse de las heridas aún sin cicatrizar de la terrible segregación que hasta hace poco sufrieron. Pero ellos ayer escucharon, ellos no son comunistas, ni aceptan el atropello a las minorías de lo cual ellos si saben. Por ello pienso que hay un espacio abierto para que ambas posiciones se acerquen, hay que seguir hablándole al mundo para que se entienda en toda su extensión el drama del el resquebrajamiento de la democracia y las libertades que estamos sufriendo todos los venezolanos.

4 comentarios | Buscar Tema en Google | Enviar Artículo por Email

bottom corner