Ana Julia Jatar - weblog

...economista, analista económica y política, escritora. Aquí se concentran sus ideas, pensamientos, análisis y escritos, para ser compartidos con todas aquellas personas interesadas en los temas frecuentemente abordados por Ana Julia.

Navegación Categorías Lo último Ultimos Comentarios Buscar


Archivos Links Misc Sindicar este blog XML Powered by
  • b2evolution
bottom corner
Discurso ante el Comité de Relaciones Internacionales del Congreso de los Estados Unidos escrito por Ana Julia Jatar | 19/11/2005 | 10:12:37 am | Política

Me gustaría comenzar diciéndoles que yo no debería estar aquí. Alejandro Plaz y María Corina Machado, vicepresidente y presidente de Súmate respectivamente, son quienes deberían estar dirigiéndose a esta prestigiosa audiencia en lugar de mí. Pero desafortunadamente para Súmate y vergonzosamente para Venezuela, ambos han sido acusados de “Conspirar para destruir al sistema de la República de Venezuela”. La fecha del juicio ha sido fijada para empezar el 6 de diciembre del presente año.

La semana pasada, cuando preparaban su viaje para atender a esta invitación, el juez a cargo del caso emitió una prohibición de salida del país para ambos. ¿Cuál es la prueba en la cual se basa el fiscal para iniciar este juicio en contra de mis colegas? La donación de 31 mil 400 dólares que recibió Súmate proveniente del National Endowment for Democracy para desarrollar y dictar cursos de principios democráticos y derechos ciudadanos. Alejandro y Maria Corina son solo otro ejemplo de la persecución política padecida por cientos de venezolanos.

Existen actualmente en Venezuela más de 200 presos políticos, y hoy mientras conversamos también existen otros que padecen de discriminación política: discriminación política por Internet, discriminación política del siglo XXI. Presten atención. Más de 3,4 millones de ciudadanos están siendo políticamente segregados por haber firmado una solicitud para el Referéndum presidencial revocatorio en el año 2003 y por ello se han convertido en ciudadanos de segunda clase. ¿Por qué? Porque la lista de aquellos que firmaron, junto con sus números de identidad, fue entregada por el CNE a un miembro de la Asamblea Nacional: al congresista Luís Tascón, miembro del partido político del Presidente y quien luego procedió a publicar la fácilmente manejable base de datos en su propia página Web.

En abril de este año, el Presidente Chávez se vio forzado a reconocer la existencia de la lista y declaró en televisión nacional que era momento de “enterrar la lista de Tascón”. En esa ocasión, el Presidente hasta llegó a admitir y lo cito textualmente: “la famosa lista quizás jugó un rol muy importante en un momento específico, pero se acabó”. Pero la lista de Tascón, y la intención de intimidar, no han sido enterradas del todo. De hecho, la lista ha sido enriquecida con información adicional de comportamiento electoral y la participación en los programas patrocinados por el gobierno. Ahora el régimen tiene la lista de Maisanta y con ella, al mejor estilo Gran Hermano, está perpetuando el miedo y la intimidación socavando la expresión política independiente.

Hoy en Venezuela, la discriminación política es política de Estado. Hace un año, en noviembre del 2004, el Presidente Chávez en la principal guarnición militar del país expresó lo siguiente: “En esta nueva fase, aquél que está conmigo, está conmigo; el que no está conmigo, está contra mí… Hoy les anuncio la ofensiva para impedir que (la oposición) se reorganice. Hablando en términos militares, si ellos tratan de organizarse debemos atacarlos y hostigarlos sin descanso.”

… Y los poderes del Fiscal General han sido efectivamente utilizados para tal propósito.

Desde su nombramiento en diciembre de 2000, el Fiscal General Isaías Rodríguez, ex Vicepresidente de Venezuela, nombrado a dedo por el Presidente Chávez, ha iniciado más de 400 procedimientos legales en contra de líderes políticos de oposición, mientras que muy pocos casos han sido iniciados por él en contra de cualquier miembro o persona que apoye al gobierno. Su oficina ha protegido al gobierno de múltiples y bien documentadas acusaciones de violaciones a los derechos humanos, abuso de poder y corrupción.

Por el contrario, el Fiscal General ha estado muy ocupado construyendo casos arbitrarios en contra de lo que ha percibido como posibles amenazas políticas. Entre ellos, los cargos de “conspiración” en contra de Carlos Ayala-Corao, ex presidente de la Comisión Interamericana de los derechos humanos, o más recientemente en contra de la bien conocida periodista Ibeyise Pacheco, quien se está lanzando como candidata para la Asamblea Nacional.

Venezuela se ha convertido en un país con menos libertad y también con menos contrapoderes y equilibrios.

En Venezuela, la Asamblea Nacional ha hecho un hábito cambiar por simple mayoría, normas que de acuerdo a la constitución requieren de 2 tercios de mayoría para su aprobación. De este modo ha sido reformada la Ley del Tribunal Supremo, aumentando el número de magistrados e inconstitucionalmente llenándola de magistrados partidarios del gobierno.

Han cambiado el Código Penal y han convertido en crimen la crítica al Presidente o a cualquier funcionario público, aún si es hecha en forma privada. Ha sido cambiada la Ley que regula el uso de horas de programación, limitando así la libertad de expresión. Ha ignorado decisiones sobre Derechos Humanos tomadas por autoridades supranacionales y por consiguiente preparan el terreno para no reconocer decisiones dictadas por tribunales u organizaciones internacionales.

Hoy en Venezuela la libertad de expresión ha sido terriblemente suprimida por una nueva legislación que fue aprobada por voto de una simple mayoría e introdujo reglas conocidas internacionalmente como “ley de contenido”. El General Usón, uno de los ex ministros de Finanzas de Chávez, fue acusado de desacato a las Fuerzas Armadas y sentenciado a 6 años de prisión por haber condenado por televisión el uso de un lanza llamas en un incidente en el cual un grupo de soldados perdió la vida en una prisión militar.

La combinación de los cambios realizados a la legalidad de la expresión de opinión más aquellos hechos al Código Penal han sido severamente criticados por organizaciones tales como la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos que ha expresado su preocupación y ha otorgado medidas preventivas de protección a muchos periodistas.

Hoy en Venezuela la voz para disentir políticamente tiene muy pocas posibilidades de expresarse mientras el Presidente acapara con su mensaje las horas de transmisión. Durante el período comprendido entre Enero y Octubre el Presidente tuvo la oportunidad de transmitir 20.944.000 minutos mientras que las minorías políticas transmitieron solo 825 minutos: una relación de alrededor 25000 a 1. En Venezuela hoy día sus conversaciones telefónicas pueden ser grabadas y transmitidas por estaciones televisivas propiedad del estado.

El derecho al voto secreto ya no puede ser garantizado en Venezuela debido al uso de un sistema electrónico que combina el uso de máquinas electrónicas para votar y el sistema de reconocimiento de huellas dactilares, el cual identifica al votante in situ inmediatamente antes de depositar su voto. Este sistema permite al Gobierno chequear en tiempo real quién no ha votado en un día de elecciones, de manera de saber si tiene que ir a presionar a los votantes para que así lo hagan, tal y como ocurrió en las pasadas elecciones municipales celebradas el 7 de agosto de 2005. Según Súmate, durante esa elección el Centro Nacional Electoral violó las leyes electorales en más de 20 ocasiones. (Estado de democracia en Venezuela: solo los hechos en www.sumate.org).

Venezuela ha utilizado la inmensa ganancia inesperada producto de los altísimos precios del petróleo para poner en práctica el más sofisticado sistema electrónico de votación e identificación del mundo. Pero puedo afirmar categóricamente que esto no se ha traducido en mayor transparencia, más eficiencia o un aumento en la confianza. De hecho, encuestas recientes indican que más de un 60% de la población no confía en el CNE o en el sistema electoral. Los venezolanos no olvidan que durante el Referéndum revocatorio se demostró que las guerrillas colombianas podían obtener ciudadanía y registrarse para votar en tiempo récord.

El hecho de que mi voto en contra del Presidente Chávez fue disfrazado por el voto de Rodrigo Granda, el llamado “Canciller” de las FARC es una violación de nuestro legítimo derecho como ciudadano para elegir nuestras autoridades sin ningún tipo de ventajas injustas.

Nosotros en Súmate continuamos insistiendo que algunas de estas magias electrónicas deben ser reemplazadas por métodos tradicionales. La tecnología debe llegar para mejorar la democracia no para aumentar la desconfianza.

Pudiera continuar por horas pero mi tiempo se está acabando.

No vine a dirigirme a tan prestigiosa audiencia para buscar ayuda, ni tampoco vine a persuadir al congreso de los Estados Unidos de la necesidad de interferir en nuestro destino. Venezuela tiene una larga historia de auto determinación y continuará luchando por ella. Pero vine hoy para hacerles reflexionar acerca de nuestros retos actuales y oportunidades. Los peces no saben que están en agua, ellos dan el agua por sentado. Los venezolanos dábamos por sentado la libertad, desconociendo las bases institucionales que la sustentan. Hoy esos fundamentos institucionales nos han sido quitados. La historia está llena de lecciones acerca de países cuyos gobiernos no se restringen y obligan por las leyes. Venezuela se ha convertido en un ejemplo más de esta vieja lección espantosa.

Traducción: Carolina Olavarría

Discurso Original (en Inglés y en formato PDF):
Subcommittee on the Western Hemisphere - House International Relations Committee - Ana Julia Jatar Statement

8 comentarios | Buscar Tema en Google | Enviar Artículo por Email

bottom corner