Ana Julia Jatar - weblog

...economista, analista económica y política, escritora. Aquí se concentran sus ideas, pensamientos, análisis y escritos, para ser compartidos con todas aquellas personas interesadas en los temas frecuentemente abordados por Ana Julia.

Navegación Categorías Lo último Ultimos Comentarios Buscar


Archivos Links Misc Sindicar este blog XML Powered by
  • b2evolution
bottom corner
La nueva estrategia de Bush escrito por Ana Julia Jatar | 07/11/2005 | 11:31:18 am | Política

Artículo publicado originalmente en El Nacional, en su edición del 07/11/2005

Esta IV Cumbre de las Américas se realizó en uno de los peores momentos de las relaciones entre Estados Unidos y América Latina. Por ello no deben sorprendernos las diversas manifestaciones contra el presidente Bush, que se desplegaron en la ciudad argentina de Mar del Plata la semana pasada.

Sin embargo, pareciera que tal como lo expresa el dicho “lo bueno que tiene esto, es lo malo que se está poniendo”, el presidente Bush en su viaje a Suramérica, ha dado todas las demostraciones de que está dispuesto a enmendar el capote... y lo esta haciendo con todos, menos con Chávez.

Hay quienes opinan que hay que buscar las razones del malestar social de la región en la frustración generada por la falta de éxito de las reformas económicas de los años 90. En realidad éstas no trajeron consigo ni el crecimiento ni la disminución de la pobreza esperados. No obstante, no sólo hay que dejarles a los economistas la responsabilidad de buscar nuevas fuentes de crecimiento y bienestar. En mi criterio, en lo político también hay una agenda que requiere revisión.

Para ello hay que reconocer, que una parte de los problemas de América Latina y del colateral resurgimiento de la izquierda trasnochada tienen su origen en la torpeza de Washington; y no voy dejarme convencer por quienes dicen que el problema con Estados Unidos es que lo culpan de todo: de cuando hacen o no hacen las cosas. Eso no es cierto en los casos que voy a mencionar.

Es que desde Washington -e incluyo aquí al FMI- se manejaron muy mal las crisis financieras de la región, particularmente en Argentina con lo cual la empujaron al caos y a la anarquía.

Desde allí, con gigantesca miopía, se entorpeció el proceso de constitución del ALCA, por lo cual hoy el presidente de Estados Unidos reconoce que está paralizada, parálisis por cierto, que ha impedido la generación de miles de empleos en nuestros países.

Desde allí, también se manejaron muy mal las negociaciones con Centroamérica, al punto que sólo ante la amenaza de Chávez con Petrocaribe, aprobaron el acuerdo comercial Cafta por un mínimo margen en el Congreso.

Desde allí se han tomado nefastas decisiones en materia migratoria que han afectado a miles de trabajadores latinoamericanos.

Desde allí se han subestimado e ignorado los problemas políticos surgidos por esta cadena de frustraciones, con lo que se ha contribuido de manera irresponsable a la inestabilidad de las democracias, y a que enfrentemos hoy uno de los períodos más preocupantes de la historia reciente del continente.

En efecto, preocupa el resurgimiento de una izquierda —con todos los nefastos ingredientes de la Guerra Fría—, liderizada por Hugo Chávez y su efectivo compañero: el petróleo. Esto se hizo evidente en la IV Cumbre en la que este personaje demostró que ha logrado exportar al resto de la región, buena parte de la división, la confrontación y la incertidumbre que ha sembrado en su país. Sin embargo, a pesar de las divisiones, en Mar del Plata también quedó claro que éstas no son lo profundas y fuertes que desearía el presidente venezolano.

Chávez ha buscado desesperadamente una alianza del Sur contra el “enemigo yanqui” del Norte.

Venezuela quiere incorporarse como miembro de Mercosur y quería en Mar del Plata, enterrar al ALCA y a Bush con ésta. No obstante, los presidentes de América Latina demostraron estar mucho más dispuestos a aceptar los petrodólares del Presidente venezolano que sus ideas. Esto también lo sabe Bush. Por ello, en este viaje el presidente Kirchner enfatizó que había tenido una franca y constructiva conversación con el Presidente de Estados Unidos. Kirchner necesita un acuerdo con el FMI el año que viene y Bush puede ayudarlo.

Chávez le habrá dado 950 millones de dólares para comprar deuda argentina, pero con eso no pudo el mandatario venezolano comprar una pelea de Kirchner con Bush.

El otro acercamiento importante es con Lula; en este sentido, ya el Gobierno de Estados Unidos ha enviado señales claras de su voluntad de bajar las tarifas para algunos productos agrícolas brasileños, buscar salida a las exportaciones de carne de ese gran país del Sur hacia el del Norte y, en general, mejorar el comercio entre ambos.

En otras palabras, el presidente Bush ha comenzado un diálogo largamente esperado por los gobiernos de América Latina; si se lograrán o no los objetivos comerciales y políticos sólo el tiempo lo dirá. Sin embargo, la nueva estrategia de Bush, luego de esta cumbre, parece haber quedado clara: acercarse a los gobiernos de izquierda progresista y aislar a los radicales, es decir a Chávez y a Fidel. Estrategia por cierto que puede ser bienvenida por los gobiernos de izquierda europeos.

11 comentarios | Buscar Tema en Google | Enviar Artículo por Email

bottom corner