Ana Julia Jatar - weblog

...economista, analista económica y política, escritora. Aquí se concentran sus ideas, pensamientos, análisis y escritos, para ser compartidos con todas aquellas personas interesadas en los temas frecuentemente abordados por Ana Julia.

Navegación Categorías Lo último Buscar


Archivos Links Misc Sindicar este blog XML Powered by
  • b2evolution
Listado en
bottom corner
Pornografía y la ideología del insulto escrito por Ana Julia Jatar | 28/08/2006 | 11:02:20 am | Día a Día

Swastika Chavez Barreto Madura La Hojilla"Yo no sé definir la obscenidad ni la pornografía, pero puedo reconocerla cuando la veo". Esta frase hizo famoso al magistrado norteamericano Potter Stewart, por revelar lo difícil que resulta a veces precisar en palabras la razón por la cual algo nos resulta ofensivo, vejatorio o humillante. En el caso del magistrado Stewart, era la pornografía, para los venezolanos, es el discurso gubernamental.

Y es que al igual que el magistrado, los venezolanos no sabemos cómo definir el discurso al cual nos ha sometido durante años este Gobierno. Sin embargo, al escucharlo, lo reconocemos inmediatamente; y lo reconocemos por el sentimiento que nos produce: nos ofende, nos humilla y nos veja. Quizás no lo sepamos definir porque tal como lo dijera Fernando Mires, Chávez no es de izquierda, como tampoco lo son gran parte de sus seguidores. Chávez predica otra ideología: la del insulto; y lo hace con la perversa intención de impedir que la política se articule a través de sus naturales mecanismos de diálogo, concertación y entendimiento.

Esta ideología del insulto la ha perfeccionado el Presidente y se la ha transmitido con destreza a sus discípulos. Lo oímos clarito y sin tapujos en las palabras de su alumno el alcalde mayor, Juan Barreto, la semana pasada, rodeado por los avergonzados muros del gran teatro Teresa Carreño. Barreto, hablando en nombre del pueblo, llamó hipócritas a los alcaldes de Chacao y Baruta (ambos de la oposición), los acusó de no tener hombría, de ser traidores al pueblo "carajo", vociferó contra la "clase media putrefacta y embrutecida" y acusó de fascistas "carajo" a todos los que no están con el "pueblo".

Luego dijo en su entrevista al diario El Nacional el viernes pasado: "Ellos son unos fascistas y son de derecha; nosotros somos de izquierda ... No tienen ética. No somos iguales". Por cierto que estas expresiones de Barreto me hicieron recordar lo que dijera Chávez por allá el 20 de Febrero de 2003 en el estado Lara: "Nosotros tenemos moral, ellos no tienen; nosotros tenemos bandera, a ellos les queda grande la bandera, nosotros tenemos Patria ... ellos tienen odio ...". En resumen, "nosotros" los buenos, "ellos" los inmorales vende patria ... si, al igual que la pornografía en caso del magistrado Stewart, no sé como definir esto ... pero lo reconozco. Esto no es invento de Barreto, esta ha sido la estrategia del régimen. Pero la buena noticia es que Venezuela esta en otra onda: la de la reconciliación y la participación democrática, en una frase: queremos ponerle fin a esa ideología del insulto que maquiavélicamente ha utilizado el presidente para polarizar al país. Por ello pienso que las candidaturas de Manuel Rosales y de Benjamín Rausseo llegan como reflejo de ese deseo mayoritario y se convierten a su vez en una gran oportunidad de triunfo. Las ansias de unidad de la mayoría han encontrado eco en la madurez que han mostrado los candidatos al hacer un frente único sin haber tenido que recurrir al escabroso camino de unas elecciones primarias. La unidad de la oposición tras la veteranía política de Rosales y del incisivo humor criollo de Rausseo le van a dar al candidato Chávez muchos dolores de cabeza.

Si juzgamos por los insultos de Barreto, pareciera que la estrategia de confrontación y odio continuará. Ojalá, porque de ser así, pronto el candidato Rosales estará pisándole los talones a Chávez. Por ello los discursos abstencionistas cada vez tienen menos adeptos y sus líderes se incorporaran a la larga lista de quienes se han equivocado en este proceso.

La diferencia entre un sistema político abierto y uno opresor es que en el primero se acepta la diversidad y el debate de soluciones alternativas. En los sistemas opresores como el que tenemos hoy en Venezuela, tal como lo evidenció Barreto y nos lo recuerda Chávez a cada rato, todas las respuestas están predefinidas por el régimen, no hay espacio para la discusión, no hay espacio para la expresión y al final tampoco hay espacio para las ideas. Esto es lo que nos estamos jugando en las próximas elecciones de diciembre.

Publicado en el Diario El Nacional edición del día 28/08/06 pág. A/6

6 comentarios | Buscar Tema en Google | Enviar Artículo por Email

bottom corner