Ana Julia Jatar

...economista, analista económica y política, escritora. Aquí se concentran sus ideas, pensamientos, análisis y escritos, para ser compartidos con todas aquellas personas interesadas en los temas frecuentemente abordados por Ana Julia.

Descargue Gratis Apartheid del Siglo XXI de Ana Julia Jatar

Categorías

Buscar


¿Quien está en línea
  • Guest Users: 16

Misc

Sindicar este blog XML
Portales Recomendados

BloGalaxia

Directorio de Blogs de Venezuela

 Bitacoras.com

directorio de weblogs. bitadir

Powered by
  • b2evolution
bottom corner

Detalles del post: Apartheid del siglo XXI

Apartheid del siglo XXI

Publicado en el Diario El Nacional edición del día 05/6/06 pág. A/8

Yo sigo con mi tema. La discriminación política en Venezuela, lejos de enterrarse como irónicamente lo ordenara el presidente Chávez, está más viva que nunca. No sólo es que jamás podrán sepultarse las múltiples hijas electrónicas de la lista Tascón, sino que las heridas que este crimen orquestado desde el Estado venezolano le ha abierto a nuestra sociedad y a nuestra democracia serán referencia obligada para futuros escenarios donde la informática se utilice para la persecución política sistematizada en el mundo.

El título de este artículo responde al nombre de un libro que estoy terminando y que pronto saldrá publicado. El mismo es la culminación de un esfuerzo de cientos de venezolanos quienes me han ayudado a documentar lo sistemático y generalizado de la práctica discriminatoria y segregacionista por parte de altos funcionarios del Estado venezolano.

En el esfuerzo de recabar información hemos encontrado, entre otras, listas en el Ministerio de Relaciones Exteriores, en el IVIC, en Fogade y Edelca, las cuales se suman a la de Maisanta y la Tascón. Hemos logrado centralizar la documentación de cientos de despidos injustificados, de cartas dirigidas a los organismos competentes donde sólo han encontrado oídos sordos, decenas de testimonios referidos a amenazas, intimidaciones, hostigamiento por parte del Gobierno a personas que manifiestan su disenso ante las políticas gubernamentales.

Los responsables tendrán que responder algún día ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

Por esta razón tenemos que seguir documentando y denunciando este crimen.

Sin embargo, lo que más me ha impactado en estos días ya próximos a la publicación del libro, es la cantidad de llamadas y de mensajes que he recibido de personas, que si bien habían colaborado abiertamente para proveernos de la información, hoy demuestran tener más miedo que antes y me piden que por favor no publique sus nombres ni sus cédulas de identidad. La razón es muy sencilla, las listas segregacionistas continúan dejando su estela de injusticia y miedo, y las víctimas temen represalias aún mayores contra ellos y sus familiares.

Los casos más dramáticos son los padres de muchachos que recién se inician en sus carreras profesionales: "A mí ya no me importa, estoy en todas las listas pero no quiero que le cierren las puertas a mi hijo que se llama igual que yo y que se acaba de graduar".

Cuando le pregunté a uno de los líderes del proceso de denuncias sobre si podía publicar la lista que me había proporcionado en toda su extensión, me pidió: "Por favor, no pongamos a esas personas en una situación más difícil de la que están. Hay que evitar mas discriminación hacia ellos. Tú no te imaginas las presiones a las cuales estamos siendo sometidos. Sin recursos ni ayuda de nadie vamos enfrentando este asunto". Otra persona me pidió que le borrara el segundo apellido para no dañar a un primo militar, y así muchas más.

En efecto, sin recursos ni ayuda, cientos de venezolanos están enfrentando el estigma de manifestar su disenso político en este apartheid electrónico.

Uno de estos casos que ha llegado más lejos pues se encuentra ya en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, ha sido el del Consejo Nacional de Fronteras; Rocío San Miguel, Magally Chang y Tahís Peña fueron víctimas de discriminación política por autoría del vicepresidente José Vicente Rangel. Gracias a la actitud valiente de venezolanas como ellas el mundo ya reconoce que este crimen violatorio de los derechos humanos se conduce desde las esferas más altas del poder en Venezuela.

Luego de escuchar, debido al esfuerzo del libro, las decenas de manifestaciones de miedo y de humillación, entiendo la sabiduría de la CIDH en su informe sobre Venezuela cuando alerta que los actos discriminatorios del Estado "contra personas que poseen una ideología u opinión política distintas a la de la administración de turno, pueden tomar formas indirectas más sutiles y a veces más efectivas para disuadir la crítica..." En efecto, son esas formas más indirectas y sutiles las que están disuadiendo la crítica, la denuncia y la lucha democrática. Esa es nuestra tragedia, este es nuestro apartheid.

Link Permanente al artículo escrito por Ana Julia Jatar Email | 05/06/2006 | 06:49:05 am | Día a Día | 13 comentarios


bottom corner