Ana Julia Jatar - weblog

...economista, analista económica y política, escritora. Aquí se concentran sus ideas, pensamientos, análisis y escritos, para ser compartidos con todas aquellas personas interesadas en los temas frecuentemente abordados por Ana Julia.

Navegación Categorías Lo último Ultimos Comentarios Buscar


Archivos Links Misc Sindicar este blog XML Powered by
  • b2evolution
bottom corner
Archivos de: Enero 2006 Foro social y realismo mágico escrito por Ana Julia Jatar | 30/01/2006 | 08:38:46 am | Política

Artículo publicado originalmente en El Nacional, en su edición del 30/01/2006

La desorganización y la ineficiencia le ganan al pan y al circo y los asistentes al foro social llegaron a estar a punto de organizar una marcha... pero contra el gobierno de Chávez. Los adoradores del líder bolivariano sólo tuvieron que pasarse unos días en Venezuela para cambiar de opinión.

Los puentes se caen, las carreteras se desmoronan, el café desaparece hasta de Mercal, las casas para los damnificados de las lluvias brillan por su ausencia, los desalojos continúan, las invasiones a la propiedad privada son dirigidas por el alcalde mayor, mientras este gobierno luce con orgullo la condecoración del peor constructor de soluciones habitacionales de la historia. Según la Cámara Venezolana de la Construcción, se deberían invertir alrededor de 8 mil millones de dólares promedio al año en infraestructura, pero este gobierno sólo le dedica la mitad de eso.

Los millones de cedulados y nacionalizados en operaciones "express" en los barrios, ahora deben —según disposiciones gubernamentales— pasarse horas frente a una computadora, (que obviamente no tienen), para acceder a la pagina web de www.onidex.gov.ve, única manera de obtener un documento público: el pasaporte. Como me decía una señora del barrio Santa Cruz del Este en estos días, evidentemente molesta: "Así como hicieron operativos en los cerros para darnos cédula para que votáramos ¿por qué ahora no hacen lo mismo con los pasaportes? ¿Y a pesar de todo esto, según las encuestas Chávez sigue con la popularidad alta?" Pero el realismo mágico continúa, en una suerte de autismo revolucionario se celebra en Caracas el Foro Social Mundial y se traen a supuestamente más de 100.000 invitados, justo cuando Caracas se aleja a 5 horas (hace apenas un mes eran 35 minutos) del aeropuerto de Maiquetía.

Todo esto porque la ineficiencia gubernamental permite el colapso de un viaducto en la autopista que conecta a la capital del país con el resto del mundo. Que conste, que durante los siete años de este gobierno el diagnóstico del enfermo viaducto estaba más que claro. Pero sigamos con aquello del realismo mágico. Resulta que para cualquier soldado que se inicia en al carrera militar, el tema del acceso a la ciudad capital es un verdadero tema de seguridad nacional.

Sin embargo, aquí tenemos a un militar como presidente, que inventa cualquier cantidad de amenazas a la soberanía nacional, monta una milicia a su mando para cuando los gringos o la OTAN nos invadan, pero es incapaz de mantener un puente en pie para defendernos. Pero eso sí, el aeropuerto militar enquistado en el corazón de la capital, por razones de “seguridad nacional” es utilizado sólo por los amigos del presidente a su antojo yendo y viniendo sin tener que pasar por el calvario de las cinco horas a Maiquetía.

Pero eso no es todo, si bien se niegan a utilizarlo para organizar un puente aéreo para paliar el costo social y económico de la caída del viaducto, se le permite a los miles de asistentes al Foro Social Mundial a ¡acampar! en los terrenos del aeropuerto militar.

Para los asistentes ha habido dinero, salsa con los mejores músicos de Cuba, comida y ron.

Sin embargo, como habría de esperarse y siendo la inseguridad personal, de acuerdo a todas las encuestas, el segundo problema más grave del país después del desempleo, cientos de los visitantes del foro, con heridas de cuchillo, botellazos y golpes no les ha quedado más remedio que buscar ayuda en sus respectivas embajadas, incluidos aquellos gringos que vinieron a protestar contra Bush. La desorganización y la ineficiencia le ganan al pan y al circo y los asistentes al foro social llegaron a estar a punto de organizar una marcha... pero contra el gobierno de Chávez. Los adoradores del líder bolivariano sólo tuvieron que pasarse unos días en Venezuela para cambiar de opinión.

Por eso la metáfora es buena.

La popularidad de Chávez en el país corre el mismo destino que tuvo entre los asistentes al foro.

Es cierto que las misiones han dinamizado el consumo, y según la empresa Datos "57% de la población venezolana se ha visto beneficiada, en alguna medida, por las misiones sociales y esta es una fortaleza del gobierno".

¿Será por eso que en vez de construir infraestructura y generar empleo prefieren regalar el dinero en las misiones? Puede ser, como también puede ser que al igual que en el foro social los seguidores de Chávez terminen desilusionados... pero mientras tanto ellos se van y nosotros nos quedamos aquí, en este realismo mágico.

7 comentarios | Buscar Tema en Google | Enviar Artículo por Email

Llamemos a las cosas por su nombre escrito por Ana Julia Jatar | 16/01/2006 | 08:10:23 am | Política

Artículo publicado originalmente en El Nacional, en su edición del 16/01/2006

Felipe González dio en el clavo tres veces al decir la semana pasada en Santiago de Chile que si bien se siente próximo a una expresión de izquierda cuando la representan Ricardo Lagos, la candidata socialista Michelle Bachelet o Lula; no podía decir lo mismo de la izquierda que defiende Hugo Chávez. Por ello igualmente acertó al decir que en Latinoamérica no existe un giro a la izquierda (entendida ésta como la de Chávez y Fidel) sino más bien “una oleada de rechazo” a las políticas del gobierno estadounidense.

Es importante no confundir las cosas, tal como lo ha hecho Lagos en Chile, se puede estar en desacuerdo con la invasión a Irak sin que ello implique rechazar los acuerdos comerciales propuestos por Estados Unidos. Por último, no podían ser más aguda la observación del ex presidente González cuando indicó que el Presidente venezolano confunde erradamente el liderazgo nacional con el regional o supranacional.

Y es que el socialismo progresista, el verdadero del siglo XXI, el que querríamos para nuestro país, se parece al de Lagos pero para nada al de Hugo Chávez.

Veamos, en sus seis años de gobierno Ricardo Lagos se ha destacado por obras públicas como Transantiago , el plan de transporte público más grande del mundo; igualmente construyó un ambicioso sistema de autopistas urbanas e interurbanas las cuales, entre otras cosas, lograron acercar la capital a su aeropuerto reduciendo el viaje de una hora a escasos 15 minutos (a diferencia del socialismo de Chávez que se las ha ingeniado para alargarlo de 40 minutos a 5 horas).

Lagos firmó tratados de libre comercio con China pero también con la Unión Europea, Estados Unidos y Corea del Sur. Con ello logró aumentar dramáticamente las exportaciones y hoy en Chile 90% de los empleos es generado por el sector privado (a diferencia del socialismo de Chávez que se empeña en asfixiar la iniciativa y la propiedad privada y donde el empleo privado no llega a 30% ).

El acuerdo de libre comercio de Chile con Estados Unidos no le impidió a Lagos representar el sentir nacional y llamar al presidente Bush antes de la invasión a Irak para comunicarle que, como miembro del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Chile se opondría a la invasión a Irak.

El socialismo de Lagos crea el seguro al desempleo, reforma el sistema de salud y le garantiza a los 11 millones de chilenos el acceso, atención, la protección financiera y la calidad para el tratamiento de 25 problemas de salud escogidos previamente como los más comunes y graves de la población. El socialismo de Lagos desarrolla el programa Chile Barrio: un esfuerzo intersectorial de intervención sobre 972 asentamientos marginales para superar la pobreza a través de mejoramientos en las viviendas, en los servicios, evitar accidentes y promover oportunidades de inserción social y laboral.

Igualmente, el socialismo de Lagos instrumentó el exitoso Programa Barrio el cual ha logrado disminuir la delincuencia en las zonas más pobres; el socialismo de Lagos logró aumentar a 12 años la escolaridad obligatoria.

En fin, un socialismo así nos llevaría al futuro y no a la época de la Colonia como está empeñado en hacerlo este gobierno ignorante, ineficiente y corrupto.

Que el presidente Chávez se equivoca al confundir la política interna con el liderazgo regional, también es verdad y este error le genera graves problemas afuera e internamente. Ya se ha peleado con el presidente de México, Vicente Fox; con el presidente Alejandro Toledo, quien le alertó que “podía ser presidente de Venezuela pero no de América Latina” ; y hasta el ejército boliviano le respondió con firmeza la semana pasada poniéndole un parao para que no se metiera en los asuntos militares de Bolivia luego de sugerir que se estaría gestando un golpe contra el recién electo y pupilo suyo Evo Morales.

El presidente Chávez confunde socialismo con retroceso y sus responsabilidades como presidente de los venezolanos con sus insaciables ambiciones políticas. Llamemos a las cosas por su nombre. Es muy fácil regalar lo que es ajeno y por eso muchas veces el regalado y el ajeno se sienten igualmente vejados. De vez en cuando los líderes se olvidan de su país y se dedican a andar por el mundo “liberando pueblos” hasta que llega el día en que su propio pueblo se los cobra. Quizás sea este defecto lo que hace a Chávez y a Bush tan parecidos políticamente.

Quizás por ello ya se lo están cobrando.

11 comentarios | Buscar Tema en Google | Enviar Artículo por Email

Lo que viene es joropo escrito por Ana Julia Jatar | 02/01/2006 | 08:00:02 am | Política

Artículo publicado originalmente en El Nacional, en su edición del 02/01/2006

Primero que nada, feliz 2006 y prepárense porque lo que viene es joropo. Las elecciones presidenciales de este año prometen ser un hito político inimaginable hace apenas dos meses. Los vientos están cambiando y el ambiente que nos espera es muy distinto al del año pasado, cuando el Gobierno anunciaba la profundización de la revolución con un Chávez hasta 2030. Este año se inicia con un gobierno que ya ni se ve, ni se cree invencible, todo lo contrario.

El tiempo cambia. Hace apenas un año los chavistas se encontraban imbuidos, y con razón, de un triunfalismo exacerbado por el propio color rojo con el que pintaron el mapa político de Venezuela.

Esto los condujo a embestir con furia el futuro y acelerar su revolución. Pero se les pasó la mano.

Se les pasó la mano porque se radicalizaron y al hacerlo perdieron el centro político y con él la mayoría. Se radicalizaron cuando comenzaron con las expropiaciones reñidas con la legalidad, cuando embutieron el Tribunal Supremo de Justicia con magistrados descaradamente “revolucionarios”, cuando se quitaron la careta y empezaron a usar el nuevo código penal para perseguir con saña a la disidencia política, cuando arreció la persecución a periodistas y a medios de comunicación con la nueva ley Resorte, cuando anunciaron la guerra contra el capitalismo y Estados Unidos a pesar de que en Venezuela 80% de la gente no quiere saber nada de comunismo.

En fin, se les pasó la mano cuando el Gobierno avanzó en su “revolución pacifica” intimidando, encarcelando, presionado y comprando conciencias.

Y es que persuadido de quedar eternamente invicto, el Presidente de la República no se dio cuenta de que mostraba sus cartas demasiado temprano y con ellas el lado feo de su revolución “bonita.” Al profundizar las diferencias entre amigos y enemigos del régimen a la mayoría no le gustó lo que empezó a evidenciarse: En el proceso de repartición de plata a diestra y siniestra sólo para los “amigos”, la corrupción se convirtió en un cáncer que atenta hasta contra la instrumentación de los programas sociales. Los más humildes ven con asco el grosero reparto del botín desde los chanchullos en Pdvsa hasta las misiones.

Con el acelerador puesto en su proyecto de perpetuarse en el poder, al Presidente se le pasó la mano en su empeño de ganar elecciones a como diera lugar. Tanto así, que el árbitro electoral se parece cada vez más a un ministerio de relaciones interiores al servicio de su dictador. El árbitro electoral en Venezuela se dedica a intimidar y coaccionar a los venezolanos con listas de perseguidos, como la de Tascón o la Maisanta, y asustar a los votantes con instrumentos de terror psicológico como las capta-huellas. Tanto se torció el CNE para complacer al Presidente que se terminó rompiendo en añicos cuando quedó demostrado que sus directores habían montado una parafernalia electrónica para saber quién votaba por quién y así implantar el miedo.

Si, se les pasó la mano y por eso la gente decidió no ir a votar en las elecciones parlamentarias.

Por eso no lograron la gran victoria que sellaría las elecciones de la Asamblea Nacional para rehacer la Constitución a la medida del radicalismo presidencial. Un congreso unipartidista escogido con menos de 20% de los votantes tiene un obvio sabor de ilegitimidad ante el país y el mundo. La causa profunda de esta pírrica victoria no es otra que la que más le duele a Chávez: la revolución que nos quiere imponer el Presidente de la Republica tiene poco pueblo.

Recordemos lo que muy a menudo se les olvida a los que están en el poder. La democracia está enraizada en la convicción compartida de que nuestros gobernantes no son mejores que nosotros. Los que nos gobiernan están allí para interpretarnos y respondernos.

Después de diciembre aquí han quedado demostradas dos cosas: que este Gobierno tiene una crisis de autoridad y que los venezolanos, haciendo demostración de su espíritu democrático, se lo ha hecho saber con creces absteniéndose masivamente.

Según varias encuestadotas, más de 70% de los venezolanos están buscando “otra cosa” y esa cosa se parece poco al proyecto chavista. En 2006 o la oposición la encuentra o Chávez se reinventa. ¿A cuál le apuesta usted?

3 comentarios | Buscar Tema en Google | Enviar Artículo por Email

bottom corner