Ana Julia Jatar - weblog

...economista, analista económica y política, escritora. Aquí se concentran sus ideas, pensamientos, análisis y escritos, para ser compartidos con todas aquellas personas interesadas en los temas frecuentemente abordados por Ana Julia.

Navegación Categorías Lo último Ultimos Comentarios Buscar


Archivos Links Misc Sindicar este blog XML Powered by
  • b2evolution
bottom corner
Archivos de: Mayo 2005 Listas, miedo y discriminación escrito por Ana Julia Jatar | 23/05/2005 | 08:23:41 pm | Política

Las declaraciones del vicepresidente José Vicente Rangel, con las cuales pretende exculpar al presidente Chávez de haber participado en la lista Tascón, es decir la de los firmantes que solicitaran el referéndum revocatorio presidencial, hay que verlas con detenimiento. Pareciera que el Presidente de Venezuela sabe que está en problemas y ha tenido que salir su segundo a bordo a ayudarlo.

Rangel asevera que el Presidente “no tiene ninguna responsabilidad en esa lista” y para quitarle completamente la carga de encima ahora afirma que “la autoría corresponde a Súmate”. Pues bien, veamos.

En primer lugar, con esta declaración el vicepresidente está evadiendo el punto fundamental de este asunto, el cual obviamente va más allá de la simple “autoría” de la lista y que no es otro que el “uso” que se le diera a la misma; es decir, la feroz y bochornosa discriminación política que se ha venido realizando desde el Gobierno contra quienes la integran.

Segundo, la asociación civil Súmate nunca fue “autora” de una lista, así como tampoco nunca publicó datos de firmantes. Lo que hizo esa organización fue recoger firmas para distintos instrumentos constitucionales en unas planillas para luego enviarlas al Consejo Nacional Electoral. Súmate sólo hizo una base de datos con el objetivo de depurar errores y eliminar firmas duplicadas, pero esa base de datos nunca fue publicada. Sin embargo, lo que salió publicado por el diputado Tascón fue una lista con la trascripción que alguien hiciera de las planillas legalmente entregadas por Súmate al CNE. Planillas que el diputado Tascón se encargó de sacar del organismo electoral y fotocopiar, tal como se ha demostrado. Por cierto, son numerosos los casos en los cuales la lista transcrita de Tascón no coincide, repito, no coincide con la base de datos de Súmate.

Aclarado lo de Súmate, vayamos al próximo punto. En vano intenta el vicepresidente exculpar al Presidente cuando dice que éste no tiene “ninguna responsabilidad” en la lista. Vamos a estar claros, el diputado Tascón lo que hizo fue seguir instrucciones. No sé si es verdad lo de la carta enviada desde Miraflores a quien fuera presidente del Consejo Nacional Electoral, en la que el Presidente de la República autoriza al diputado Tascón para retirar las fotocopias certificadas de las planillas con las listas de los firmantes. Pero nadie puede negar que el mismo Presidente de la República ha reconocido públicamente que esa lista “ya sirvió su propósito”. Propósito que coincide con lo que dijera el Presidente en su discurso del 12 de noviembre pasado en el Fuerte Tiuna, donde anunció con vehemencia: “La continuación de la ofensiva, para impedir que se reorganicen (los opositores), hablando en términos militares, y si se reorganizaran: para atacarlos y hostigarlos sin descanso”.

No, no nos dejemos engañar, esta lista y las que vengan son todas para cumplir con el plan de Chávez de acabar con la disidencia política en Venezuela y de los que se atrevan a estar contra él.

También lo dijo el 12 de noviembre en Fuerte Tiuna: “En esta nueva etapa el que está conmigo, está conmigo; el que no está conmigo, está contra mí”. Oído al tambor, quienes hoy piensan que están siendo protegidos por el Presidente, muy pronto pueden estar en otra lista.

Lo que puede dejar muy mal al Gobierno es que la discriminación política es un delito de lesa humanidad.

Por eso no podemos permitir que se resuelva el problema sólo con el recurso de habeas data introducido ante el TSJ, el cual sólo se refiere al hecho de haber publicado datos personales sin autorización del interesado. Eso es lo que busca el Gobierno, por ello “celebra” que el Tribunal Supremo de Justicia haya aceptado el recurso.

No nos dejemos engañar, aquí en nuestro país se está cometiendo un delito violatorio de los derechos humanos al discriminar con toda la fuerza y el poder del Estado a ciudadanos que reclamaban un derecho constitucional.

Discriminación que ha estado en los labios del propio Presidente de la República, discriminación que se hizo evidente cuando fueron destituidos los miembros de las mesas electorales justo antes del referéndum revocatorio, discriminación contra los miles de empleados públicos que han sido despedidos, contra miles de ciudadanos que no pueden ingresar a los programas sociales del Gobierno, y discriminación que ahora comienza contra los botados del principal (no se sabe por cuánto tiempo ya que hay quien dice que el Presidente tiene en mente otro tipo de alianzas partidistas) partido de gobierno, el MVR.

En Venezuela hay mucho miedo porque ha habido y hay persecución y discriminación política. La última encuesta de Datanalisis revela que en Venezuela más de 70% de la población opina que sí existe persecución política en el país. Esto no va a cambiar con el entierro de una lista. Esto va a comenzar a cambiar cuando los verdaderos autores del crimen reconozcan públicamente que lo han cometido, pidan perdón ante los venezolanos y sean juzgados por los demócratas del mundo.

3 comentarios | Buscar Tema en Google | Enviar Artículo por Email

Descaro y discriminación en el CNE escrito por Ana Julia Jatar | 09/05/2005 | 12:48:47 pm | Política

CNE DescaradoHay que ser muy descarados.

Me disculpan pero no hay otro calificativo para el presidente y el resto de los miembros del Consejo Nacional Electoral.

Las razones para pensar de esta manera son muchas, entre otras, la de seguir en sus cargos a pesar de lo ilegítimo e ilegal de sus nombramientos y a la manera en la que constantemente violan las leyes y los reglamentos electorales, los cuales están supuestos a defender.

No voy a hablar en detalle de lo que hace ilegítimo de origen y desempeño a esta institución, pues no me alcanza este espacio para hacerlo, sino más bien me voy a referir concretamente al anuncio que hicieran el viernes pasado el directorio del CNE. De acuerdo con el presidente del organismo ellos rechazan categóricamente la conducta de algunos sectores de la administración pública y privada, “que viene exigiendo al elector la constancia del CNE donde se precise si participó o no en las solicitudes de referendo revocatorio”. También exhortaron a quienes hayan incurrido en dicha práctica discriminatoria a deponer su actitud ya que sería contrario a “los principios constitucionales”.

Además, instan a la Defensoría del Pueblo a investigar los hechos contenidos en las denuncias interpuestas por los ciudadanos ante el CNE o ante dicha institución... suena bonito ¿verdad?

Sin embargo, señores del CNE, nos preguntamos aquí los ciudadanos de este país, ¿y es que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que tenemos hoy y que ustedes invocan correctamente al condenar el apartheid político que sufren millones de venezolanos, acaso no es la misma que teníamos en 2004 o en 2003 cuando estas prácticas se iniciaron? ¿Y dónde estaban ustedes entonces cuando el 23 de abril del año 2004 la Federación Unitaria Nacional de Empleados Públicos les envió una carta denunciando una flagrante discriminación política en diversas instituciones públicas?
Tengo en mis manos una copia de la carta la cual fue recibida en las oficinas del CNE a las 9:45 am de ese mismo día y está dirigida al presidente de entonces, Francisco Carrasquero, con copia a Jorge Rodríguez, Oscar Battaglini González, Sobella Mejías y Ezequiel Zamora. ¿Por qué no dijeron nada hace un año? ¿Será que la razón habrá que buscarla en las palabras de otros representantes del Gobierno quienes han dicho que la lista de Tascón “ya cumplió su cometido” ? Cometido que obviamente no era otro que el de amedrentar, perseguir y asustar a todo aquel sospechoso de votar a favor de revocar al Presidente de la República en agosto del año pasado. Hasta la OEA y el Centro Carter lo denunciaron en sus informes.

La carta de FEDE-UNEP que tiene más de un año en sus despachos denuncia que desde el 22 de octubre de 2003 habían solicitado su intervención a los fines de que se “garantizara el libre derecho a la libre participación política, sin discriminación... a los ciudadanos venezolanos trabajadores de la Administración Pública, que en ese momento venían siendo amenazados e intimidados... si participaban en la jornada de recolección de firmas para solicitar el referendo revocatorio presidencial”.

Luego, reiteran los empleados públicos que “nuevamente los trabajadores de la Administración Publica Nacional, Centralizada, Descentralizada, Estatal y Municipal, vienen siento amenazados y amedrentados psicológicamente unos, otros trasladados y despedidos por haber participado en el proceso de recolección de firmas para solicitar el Referéndum Revocatorio Presidencial”.

En esa carta del 23 de abril de 2004, se anexan los nombres de despedidos de los siguientes organismos públicos: Ministerio de Finanzas, Alcaldía del Municipio Sucre, Cadivi, Fontur, Hidrocapital, IND, Ministerio de Interior y Justicia, Metro de Caracas, Hidrocapital, Corpovargas, Consejo Nacional Electoral, Ministerio de Infraestructura, Ministerio de Salud y Desarrollo Social y Ministerio de Educación.

Como el presidente del CNE el viernes pasado también instó a la Defensoría del Pueblo a iniciar investigaciones de los ciudadanos que hayan denunciado ser objeto de discriminación, quizás deberían ellos también desempolvar la carta que FEDE-UNEP les hizo llegar el 18 de marzo de 2004 con las mismas denuncias.

Como el ejemplo debe comenzar por casa, le pregunto a los miembros del CNE si están ellos dispuestos a que luego de que se tramiten las denuncias, a dejar sin efecto los actos administrativos por los cuales fueron despedidos por discriminación política empleados del CNE y reengancharlos.

Igualmente nos preguntamos ¿cuáles son las garantías que tenemos los ciudadanos de que en el futuro no aparezcan nuevas listas, sobre todo cuando con sus máquinas electrónicas, sus cuadernos electrónicos y sus caza huellas sabemos que el secreto del voto en Venezuela ya no existe?

3 comentarios | Buscar Tema en Google | Enviar Artículo por Email

bottom corner