Ana Julia Jatar - weblog

...economista, analista económica y política, escritora. Aquí se concentran sus ideas, pensamientos, análisis y escritos, para ser compartidos con todas aquellas personas interesadas en los temas frecuentemente abordados por Ana Julia.

Navegación Categorías Lo último Ultimos Comentarios Buscar


Archivos Links Misc Sindicar este blog XML Powered by
  • b2evolution
bottom corner
Archivos de: Abril 2005 Demócratas del MVR: bienvenidos a la lucha escrito por Ana Julia Jatar | 25/04/2005 | 01:07:53 pm | Política

Logo MVR turbioLo que ha pasado la semana pasada con las elecciones primarias del partido de gobierno, el MVR, nos alegra. Ahora bien, no quiero hablar de una alegría de oposición, ni de chavistas o antichavistas, no, lo que quiero enfatizar en este caso, es la agradable sorpresa de enterarme que la dinámica con la que se mueven las alianzas en el partido de gobierno no es el monolito que me imaginaba; que las décadas de democracia venezolana no han pasado en vano y que es posible una sana lucha entre quienes defienden la Constitución y la democracia contra los que prefieren usarla a su antojo. Esta lucha me gusta y me llena de optimismo, pues me aleja de la que nos querían imponer, aquella que huele a ficción utilitaria entre oligarcas y pueblo, o entre negros y blancos, entre gringos y venezolanos, entre revolucionarios y el resto.

Algunos miembros del partido de gobierno han expresado:
“Existe la presunción grave de que quienes aparecen inscritos ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) luego de realizarse las primarias (en su partido), son otros candidatos... y no fueron los favorecidos en el proceso eleccionario”. Esto nos coloca en la verdadera trinchera, la que divide a quienes creen en la alternabilidad y el pluralismo democrático de aquellos que pretenden usar el poder para eternizarse en él.

Por eso hay que apoyar la iniciativa de los cinco precandidatos a concejales del MVR quienes interpusieron, ante la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia, una acción de amparo por la presunta violación del derecho, consagrado en el artículo 67 de la Constitución.

Esta es una lucha que nos une a todos en los objetivos democráticos.

Ya lo dijo alguien, el verdadero demócrata es aquel que a pesar de no estar de acuerdo con las ideas del otro, está dispuesto a dar su vida para que ese otro sea capaz de expresarlas.

Estoy escribiendo estas líneas luego de haber cenado con un amigo cubano que debe regresar a la isla en dos semanas. Ha pasado su vida entera en Cuba y sólo ha podido salir recientemente. Le pregunté lo que más le impactaba del mundo que se ha encontrado por primera vez al salir de su patria y me respondió en tono reflexivo: “Poder hablar, poder pensar y decir lo que pienso”. No me habló ni de ricos, ni pobres, ni razas, ni de revolución, sino de la maravillosa sensación de pensar y hablar libremente en democracia.

Por eso quiero hablarles hoy de elecciones y de su impacto en el sistema democrático de nuestro país. El rescate de la confianza en las instituciones electorales puede ser una bandera que una a la gran mayoría de los electores venezolanos más allá de las filiaciones partidistas.

El Consejo Nacional Electoral que tenemos es un estorbo para ello y lo ideal sería contar con uno que nos garantizara imparcialidad.

En este sentido, la participación de una misión de observación de la Unión Europea nos puede ser muy útil. Entre los objetivos que guían a los europeos está la convicción de que “a veces los políticos que están en el poder podrían tener la tentación de organizar elecciones manipuladas para obtener legitimación internacional”, por eso, alertan sobre el peligro de contribuir con la legitimación de procesos ilegítimos.

Igualmente, afirman que un gobierno elegido democráticamente puede luego violar e irrespetar los derechos constitucionales convirtiéndose en un sistema muy peligroso, pues traería de manera ineludible una tenebrosa mezcla de erosión de libertades, abuso de poder y profundización de las divisiones, lo cual podría llevar al país “hasta la guerra”.

Por ello, los principales objetivos de una observación electoral internacional, de acuerdo con la Unión Europea, son entre otros a) la legitimación del proceso... pero sólo “donde sea apropiado hacerlo”, b) el aumento de la confianza del público en el proceso electoral, c) la contención del fraude electoral, e) el fortalecimiento del respeto por los derechos humanos y f) la contribución a la resolución de los conflictos políticos.

En otras palabras, tristemente, Venezuela representa hoy un caso de estudio para quienes quieran comprobar las nefastas consecuencias de la falta de cumplimiento de estos objetivos.

Pero como nos quedan muchas elecciones por delante, nos preguntamos si la Unión Europea ha sido llamada a observar las elecciones en Palestina, en Afganistán, en Israel, en el Líbano, es decir, en todos aquellos países cuya estabilidad política ha dependido de un resultado electoral creíble y aceptado por las partes ¿por qué no en Venezuela?

Atrevámonos a exigirlo para las elecciones parlamentarias de diciembre, quizás sea una luz al final del túnel.

1 comentario | Buscar Tema en Google | Enviar Artículo por Email

¿Golpe en Venezuela? ¡Golpe en Ecuador! escrito por Ana Julia Jatar | 24/04/2005 | 07:12:01 pm | Política

Banderas Venezuela EcuadorDe acuerdo a un artículo publicado por el abogado Braulio Jatar www.consultoreslegales.net lo que ha sucedido en Ecuador -a pesar de lo que ha dicho el gobierno de Venezuela- es un golpe de estado.

Estimo importante esta opinión pues el abogado Jatar defendió en su momento la tesis jurídica del golpe de estado en Venezuela durante abril del 2002. De acuerdo a su análisis, el artículo 167 de la Carta Magna Ecuatoriana fue violentado al no cumplirse ninguna de las razones estipuladas en la Constitución de ese país, para que se justificara la cesación de las funciones del Presidente Gutiérrez. Concretamente no se cumplieron ninguna de las siguientes condiciones: 1. la cesación no fue por terminación del período para el cual fue elegido. 2. ni por muerte. 3. ni por renuncia aceptada por el Congreso Nacional. 4. ni por incapacidad física o mental que le impida ejercer el cargo, legalmente comprobada y declarada por el Congreso Nacional. 5. tampoco por destitución, previo enjuiciamiento político. 6. y tampoco, este es quizás el más importante, por abandono del cargo, declarado por el Congreso Nacional.

De hecho, con respecto al abandono del cargo, todos los medios de comunicación informaron que “Gutiérrez permaneció en el palacio de gobierno hasta que lo destituyeron” y que más grave aún, los legisladores argumentaron "abandono de cargo" ya que supuestamente el presidente carecía del respaldo popular luego de tomar "controvertidas" medidas políticas. Si esto es así, el gobierno de Venezuela debe asumir la misma postura que defendió durante los sucesos de Abril del 2002 en Venezuela y decir públicamente que se ha violado el hilo constitucional en Ecuador y que por lo tanto exige que se reinstale el gobierno de Lúcio Gutiérrez, de lo contrario estaría entrando en peligrosas contradicciones.

Como no parece que va a hacerlo, yo me pregunto entonces, ¿no será que como Lúcio Gutiérrez ya no respondía a las aspiraciones de la izquierda radical, tal como lo han dicho personas cercanas al ya ex-presidente, ahora le conviene a esa izquierda radical sacarlo de la presidencia -pero eso si- sin la mancha de un coup d'Etat? ¿Es por ello que el gobierno del Presidente Chávez calla? ¿Habría actuado igual si el Lúcio Gutiérrez se hubiese declarado afecto a la Revolución Bolivariana? Juzguen ustedes.

2 comentarios | Buscar Tema en Google | Enviar Artículo por Email

Apartheid y prisioneros del odio escrito por Ana Julia Jatar | 15/04/2005 | 02:49:45 pm | Política, Vivencias

Apartheid y prisioneros del odioAcabo de regresar de un viaje en el que tuve la suerte de visitar Suráfrica, país que a pesar de venir de un pasado reciente de vergonzosa intolerancia con nubarrones de guerra civil, respira hoy una suave brisa de tranquilidad, bienestar y modernidad.

No puedo dejar de compararlo con el mío, con nuestra Venezuela, tan alejada de aquél, tanto en geografía como en historia y en la cual nos encontramos tristemente atrapados en algunos de los más oprobiosos elementos del pasado político surafricano.

Ellos allá me dicen que no pueden entender cómo luego de décadas de democracia y tolerancia, período en el cual éramos nosotros un ejemplo para quienes luchaban por los mismos valores en África, nos encontremos hoy inmersos en el enfrentamiento, el autoritarismo y la intolerancia política. Y es que allá no comprenden cómo hemos caído en lo que ellos han dejado atrás.

Cuando les cuento lo que ha venido pasando con la democracia venezolana desde el revocatorio presidencial, entienden que hemos acelerado nuestro derrumbe totalitario. Cuando les explico como el Ejecutivo ha penetrado todos los otros poderes públicos y que en efecto desde la presidencia se controla el Tribunal Supremo de Justicia, no les extraña que se persiga a la disidencia política y sobre todo a aquella que estampó su firma para solicitar un referéndum presidencial.

Por ello concluyen junto conmigo que se está conformando en nuestro país una suerte de apartheid político parecido en su fundamento, al apartheid racial que ellos padecieron por décadas. Sí, las historias son distintas, pero se parecen en lo que peor las caracteriza. Veamos un poco de historia.

En 1948 llegó al poder en Suráfrica el Partido Nacional, el cual decide institucionalizar la segregación racial creando el oprobioso régimen del apartheid. Este término significa “separación” en el lenguaje oficial Afrikaans, variante sudafricana del holandés y lengua utilizada por los colonizadores europeos. Para luchar contra las leyes discriminatorias, por allá por 1951-1952 y bajo la inspiración de Mahadma Gandhi, la Liga de la Juventud del Congreso Nacional Africano, presidida por Nelson Mandela organiza campañas de desobediencia civil que luego se tornan violentas. Luego de varias décadas de lucha contra la política del apartheid y de 27 años de prisión para Nelson Mandela, Suráfrica inicia una nueva etapa en 1990 con la eliminación del apartheid y con las primeras elecciones libres y universales en las que es elegido Mandela presidente de la república. Lejos de iniciar una campaña de revancha y persecución contra el liderazgo opositor, contra los dueños de las tierras y en general contra la población blanca, tal como lo exigían muchos de sus seguidores, el presidente Mandela se empeña exitosamente en conducir a su país hacia la paz y la reconciliación nacional. Gracias a ese acertado liderazgo y a su sana terquedad pacifista, Suráfrica puede hoy dedicarse a mirar al futuro con orgullo y esperanza de progreso y modernidad.

Por ello quiero recordar para nosotros lo que Nelson Mandela dijo en su momento: “El hombre que le quita la libertad a otro hombre, es prisionero del odio”.

Cuanta reflexión merece para los venezolanos de hoy esa sabia frase y cuanta inspiración para quienes se empeñan en instaurar en nuestro país un apartheid político. En Venezuela, desgraciadamente, hay “muchos prisioneros del odio” que andan por ahí dedicados a quitarle la libertad a la otra mitad del país. Empeñados en quitarle la libertad a esa otra mitad, no por negra, ni blanca —porque nunca hemos sido racistas a pesar de que también se han empeñado en dividirnos por raza— sino por disentir políticamente del Gobierno y por ejercer los derechos políticos consagrados en la Constitución. Pero ésta es una lucha en la que no podemos cejar, la humanidad ha aprendido, por las malas, las terribles consecuencias de la discriminación y hoy nos toca a nosotros enfrentarla con valentía.

Contamos con numerosos instrumentos legales nacionales e internacionales para oponernos a ella, entre otros: la Declaración Universal de Derechos Humanos (ONU), la Declaración Americana sobre Derechos y Deberes del Hombre (OEA), el Pacto de Derechos Civiles y Políticos (ONU), la Convención Americana de Derechos Humanos (OEA), la Carta Democrática Interamericana y nuestra Constitución. Vamos a ganar esta batalla contra los prisioneros del odio sobre todo con nuestro espíritu y convicción democrática. Los invito.

4 comentarios | Buscar Tema en Google | Enviar Artículo por Email

¿Salud en los niños o en las estadísticas? escrito por Ana Julia Jatar | 03/04/2005 | 03:09:38 pm | General, Política

Niños o EstadísticasSupóngase un país en el que un porcentaje elevado de niños sufre de anemia. ¿En su opinión qué debería hacer el Estado? Pues tratar de curarlos, ¿no? En efecto, las estadísticas son instrumentos esenciales para la investigación y son indispensables para que los gobiernos puedan evaluar sus políticas y actuar en consecuencia. Tristemente esto parece ser verdad en otras latitudes, pero no así en Venezuela.

Me explico: en las Filipinas se está tratando de combatir la anemia registrada en 2003 en 34,8% de los niños menores de dos años agregándole hierro a la leche comercial. En Venezuela, cuando en 1992, según estadísticas de Fundacredesa (institución de alto reconocimiento internacional y que ha trabajado durante años con la colaboraron del IVIC), se constató que 19% de niños en edad escolar sufría de anemia, hubo una reacción inmediata por parte del Gobierno y de la ministra Teresa Albañez para instrumentar un programa de enriquecimiento compulsivo de las harinas precocidas de maíz. En consecuencia, ya para 1994 las investigaciones indicaban un descenso de la anemia a 9% . Este programa de colaboración entre el sector público y privado fue un ejemplo que fue copiado en otras latitudes.

Pero la situación ha cambiado dramáticamente en nuestro país en la última década. Según las cifras recientemente presentadas por la doctora María Nieves García, jefa del Laboratorio de Fisiopatología del IVIC, la anemia en poblaciones de siete a 15 años para 2003 había aumentado a 33% .

Peor aún, específicamente en el estado Vargas, 63,77% de los niños de cero a dos años presentaba anemia y 64%, deficiencia de hierro. Al principio se pensó que estos alarmantes resultados podrían ser otra terrible consecuencia de la tragedia originada con el deslave de diciembre de 1999. Sin embargo, esa teoría se derrumba cuando se observa que el problema aparece en otras zonas del país. En Caracas, por ejemplo, las cifras indicaron en el mismo grupo de edad de cero a 24 meses una anemia de 57%, y en el denominado eje norte llanero, es decir, en los estados Cojedes, Yaracuy y Guárico, los indicadores de la anemia marcan 71% . ¿Qué ha hecho o qué piensa hacer el Gobierno con estos preocupantes resultados? Tristemente parecería que no sólo han cambiado los niveles de anemia en el país, sino que también ha variado la disposición de los entes públicos de hacer algo al respecto. Pareciera que hay quienes están más interesados en la salud de las estadísticas que en la de nuestros hijos.

Ante la alerta de la doctora María Nieves García sobre este angustioso problema de salud pública, la reacción no ha sido ni de preocupación ni de propósitos de búsqueda de solución; más bien lo que se ha desatado desde el Gobierno es una brutal arremetida para desmentir y descalificar. La doctora García ha recibido amenazas anónimas en contra de ella y de su familia.

García no tiene recursos para hacer pública una carta que ha llegado a mis manos y por ello me limito a reproducir parte de ella:
“Es lamentable que el comunicado (en El Nacional) no haga referencia a la importancia de los resultados y a que las cifras obtenidas no son abstractas, SE REFIEREN A SERES HUMANOS. En el supuesto de que la prevalencia de anemia reportada sólo sea representativa del grupo evaluado, le recuerdo que EN TRES ESTADOS DE ESTE PAÍS SE ENCUENTRA “VIVIENDO” UN GRUPO DE NIÑOS MENORES DE DOS AÑOS, Y AL EVALUARSE 137 DE ELLOS SE ENCONTRÓ QUE 97 (70% ) TIENEN ANEMIA... ¿Qué se está haciendo al respecto? (...) El domingo 20 de los corrientes apareció en El Nacional otro comunicado, esta vez del Ministerio de Ciencia y Tecnología, donde se afirma, basados en los datos suministrados por ustedes, no sólo que los resultados no pueden generalizarse, sino que además NO EXISTE la prevalencia de anemia reportada.

Espero que tal aseveración sea el resultado de estudios de una muestra que sí sea representativa de la realidad nacional. Es imperativo hacer públicos los resultados y las fuentes que les permiten hacer tales aseveraciones (...) Finalizo haciendo votos para que se destinen más recursos económicos y conocimientos a mejorar la situación del venezolano, más que en maquillajes estadísticos que no nos permitan ver la realidad (...) debido a que los análisis que se hacen en mi laboratorio requieren de esfuerzo económico, laboral y de conocimiento importante, y por la manera en que se ha pretendido desacreditar mis datos e irrespetar mi profesionalismo... .

Me quedo con la triste impresión de que lo que menos importa es la situación de salud del venezolano.” Y yo digo... ¿qué mas se puede decir?

Dejar un comentario | Buscar Tema en Google | Enviar Artículo por Email

bottom corner