Categoría: Economía

Hambre y libertad

Entre 1958 y 1961 murieron de hambre más de 40 millones de chinos porque la producción de granos en ese país comenzó a descender y no se tomaron las acciones a tiempo para corregir los errores. Como resultado, durante tres años la gente moría de hambre, no alcanzaba la comida, pero sólo sabían la verdad unos pocos miembros del partido comunista.

Obviamente, cuando Mao Tse-tung lanzó su programa del Gran Salto Hacia delante no lo hizo con esa intención, sin embargo, ese fue el terrible resultado. Aterrados burócratas desde las diferentes provincias enviaban estadísticas falsas en las cuales se mostraba un aumento de la producción agrícola mientras la realidad era otra. Es decir, una perversa mezcla de falta de libertad de expresión, restricción de la información y temor al poder absoluto de “el líder” –típica de los regímenes autoritarios– produjo en China esta catástrofe sin precedentes.

El filósofo y economista Amartya Sen, ganador del Premio Nobel de Economía en 1998, ha llamado la atención sobre el siguiente hecho: las hambrunas nunca han sucedido en países con gobiernos democráticos que respeten la libertad de expresión. De acuerdo con Sen, sólo se han registrado hambrunas en antiguas monarquías, en sociedades contemporáneas con gobiernos autoritarios, en dictaduras, en colonias controladas por gobiernos imperialistas y en dictaduras de partidos únicos. ¿Por qué? Porque donde existe libertad fluye la información de manera eficiente, y los problemas pueden ser solucionados. En otras palabras, donde las estadísticas reflejan la realidad y no el deseo de un tirano, donde la prensa, la radio y la televisión pueden reportar sin censura y existen partidos de oposición que ofrecen visiones alternativas, se pueden tomar los correctivos a tiempo para evitar el empobrecimiento y la tragedia de todos. La hambruna es un ejemplo extremo, las colas y la escasez son manifestaciones más comunes del mismo problema.

Cuando vemos que en Venezuela se nos niega la información sobre los verdaderos niveles de producción de petróleo –junto con cientos de indicadores sociales y económicos– no podemos dejar de hacer la conexión entre la falta de libertad y el hambre que nos señala Amartya Sen. Y es que tuvimos que enterarnos por la OPEP de que la producción de petróleo de Venezuela era 750.000 barriles diarios menos de lo que pretendía hacernos creer el Gobierno.

Mientras el Gobierno venezolano continúe con sus mentiras y esconda las verdaderas cifras de nuestra situación petrolera, no se tomarán las medidas necesarias para garantizar la supervivencia de nuestra industria más importante. Al igual que sucedió con los alimentos en la China de Mao, el Gobierno venezolano insiste en que estamos produciendo más de 3 millones de barriles diarios, cuando la realidad, según la Agencia Internacional de Energía y la OPEP, es que andamos más bien por los 2,36 millones de barriles por día. ¿Qué hizo el Gobierno ante esta noticia? Presionar para que la prensa venezolana no la publicara y exigir que esta información fuese eliminada de la página web de la OPEP.

¿Cuántas otras estadísticas erradas, producto del engaño, existirán? ¿Cuál será la verdad detrás de la escasez en Mercal? Con la reelección indefinida que nos promete el Presidente no lo sabremos en mucho tiempo, hasta que el hambre reinante no se coma el cuento de las estadísticas oficiales.

Publicado en el Diario El Nacional edición del día 13/10/07 página A13

Venezuela Política Libertad Hambre Hugo Chávez

Link Permanente al artículo escrito por Ana Julia Jatar Email | 13/10/2007 | 07:07:44 am | Política, Día a Día, Economía | Dejar un comentario


Misión Cadivi

El Gobierno sacó a la luz pública otra lista de culpables y traidores a la patria.

Esta vez le tocó a esos “ladrones” que revenden los dólares preferenciales asignados por la agencia encargada del control de cambios (Cadivi) para realizar compras durante viajes al exterior o por Internet.

Ayer, los “criminales” fueron los que aparecían en la lista que creó el diputado Luis Tascón y la lista Maisanta. Hoy, son los de Cadivi. Mañana serán otros, no nos quepa la menor duda.

En la lista de hoy aparecen publicados los nombres de más de 1.000 personas –y anuncian muchos más– como supuestos delincuentes, porque el Gobierno sospecha que quizás hayan vendido a terceros (quienes también serán condenados) sus cupos de tarjetas de crédito en dólares a la tasa oficial.

¿Es eso un delito? Y si lo fuera, ¿es esa la manera de juzgar a alguien en democracia? Como ambas respuestas son negativas, hay varias reflexiones que se desprenden de este hecho.

Se sabe que la reventa de un bien no es un delito. Por cierto, el Gobierno de Cuba constantemente revende, a los altos precios internacionales, gran parte de los 70.000 barriles de petróleo que a diario le regala el Gobierno venezolano y, que yo sepa, nadie los acusa de ladrones. Y es que, en nuestro país, aquello que es delito y lo que no lo es ha dejado de fundamentarse en lo que está escrito en las leyes. Lo criminal se convierte en justo o viceversa, a conveniencia de la revolución bolivariana.

Por ejemplo, se consideró delito el que Noticiero Digital publicara el currículo de los supuestos estudiantes que defendieron al gobierno en la Asamblea Nacional. Sin embargo, nunca se juzgó como un crimen la publicación en la página web del diputado Tascón, con los nombres y cédulas de identidad de todos los que firmamos por el revocatorio presidencial.

Por ello, esta nueva cacería de brujas hay que verla como otro crimen inventado que le conviene a la revolución bolivariana. La lectura más directa es concluir que esta es una nueva arremetida contra la clase media venezolana, pues en su mayoría ese sector del país se opone al régimen.

Es decir, que al igual que en otros recientes períodos preelectorales en Venezuela, el gobierno bolivariano busca la manera de coaccionar y amedrentar al universo de votantes que se le opone. Recordemos el video del “rojo rojito” días antes de las elecciones presidenciales de diciembre.

Ahora bien, ¿ha medido el gobierno las consecuencias de atacar quizás la única política que beneficia a la clase media venezolana? En otras palabras, ¿por qué arremete contra la llamada Misión Cadivi? De hecho, su diseño ha resultado una genialidad maquiavélica, pues logra comprar conciencias de acérrimos opositores al gobierno sin que estos se den cuenta.

Esta nueva violación de los derechos de los venezolanos se suma a la larga lista de atropellos que este gobierno ha hecho durante su gestión.

Pero a diferencia de las otras, en las cuales el abuso fue consecuencia de una lucha contra el régimen, en este caso se origina por aceptar regalos del mismo.

Las lecciones de esta medida son muchas. Quienes aceptaron voluntariamente entrar en la Misión Cadivi ya han aprendido la suya. Al fin y al cabo, de los que reciben las otras misiones se espera, por lo menos, que se disfracen de rojo.

Actualización
Noticia Relacionada: Nicaragua revende Diesel venezolano

Publicado en el Diario El Nacional edición del día 29/09/07 página A13

Venezuela Política Control de Cambio CADIVI

Link Permanente al artículo escrito por Ana Julia Jatar Email | 28/09/2007 | 07:45:37 pm | Política, Día a Día, Economía | 2 comentarios


Por ahí va la cosa

Hugo ChávezEn una decisión tardía y por lo tanto anodina, para lo que debería haber sido su propósito, el Consejo Nacional Electoral sancionó el pasado 13 julio al presidente de Petróleos de Venezuela, Rafael Ramírez por utilizar las instalaciones de la empresa petrolera nacional para actividades proselitistas unos días antes de las elecciones presidenciales. En efecto, ocho meses después, cuando ya nadie lo esperaba y cuando a nadie le importaba, el parcializado árbitro electoral decide castigar al funcionario que tuvo mayor impacto en intimidar a los empleados públicos para que votaran por Chávez en las elecciones de diciembre de 2006.

¿Por qué? ¿Qué buscan con esto? Recordemos primero. El 3 de noviembre de 2006 se hizo público un video anónimo en el cual aparecía el presidente de Pdvsa vestido de rojo amenazando a la gerencia de la empresa petrolera estatal con echarlos de sus trabajos si no se declaraban rojos-rojitos y votaban por Chávez. Luego de ver el video, a nadie le quedó duda de que el señor Rafael Ramírez iba a ser sancionado por el Gobierno, por el Poder Judicial y por el CNE antes de los comicios presidenciales por haber protagonizado ese bochornoso acto de intimidación política. Pero no fue así. Todos los poderes le fallaron al pueblo pues se lavaron las manos y lo dejaron a la merced de la terrible amenaza que desde las alturas del poder se cernía sobre su libertad de conciencia. El propio Presidente de la República y candidato presidencial salió a la defensa de Ramírez para decir, lo que repitió hace unos días, que ese comportamiento no era ni moralmente oprobioso ni ilegal, y que más bien debería convertirse en ejemplo para todos los revolucionarios. Traigamos algunas de las palabras de Ramírez para entender el drama de la democracia venezolana en su justa dimensión: Nosotros tenemos que decir claramente que la nueva Pdvsa es roja, rojita, de arriba abajo" "A nosotros no nos tiembla el pulso, nosotros sacamos de esta empresa a 19.500 enemigos de este país y estamos dispuestos a seguirlo haciendo"; y continuó: "A mí me indigna cuando nosotros nos encontramos que haya gente Ni-Ni, que haya gente light, que haya gente que ahora diga que aquí estamos en unos procesos de tal para cual, que necesitamos abrir esta cosa, no señor, aquí el que se le olvide que estamos en medio de una revolución se lo vamos a recordar a carajazos, pero aquí esta empresa está con el Presidente".

Pues bien, esperábamos que conductas como estas fueran castigadas, pero como hemos dicho no lo fueron en su momento. Por ello no entendemos la razón de multar a Ramírez ahora. A menos que Chávez se traiga algo entre manos al decir la semana pasada que si multaban a Ramírez tendrían que multarlo a él también. Me pregunto ¿no será que eso es lo que quiere el Presidente? ¿No será que esto tiene que ver con la reforma constitucional? A Chávez le está costando convencer a los venezolanos sobre las supuestas bondades de su reforma constitucional y sabe que la va a tener que someter a consulta popular. También sabe que a pesar de lo controlado que tiene el voto electrónico ahora más con la Cantv en sus manos, para legitimar su reelección indefinida necesita un CNE con cierto barniz de independencia. La multa a Rodríguez y un pleitico con el Presidente le daría al sesgado arbitro electoral la apariencia de autonomía que Chávez busca desesperadamente para legitimar su reforma. ¿No será por ahí por donde viene la cosa?

Parte 1

Parte 2

Transcripción del discurso de Rafael Ramírez, ir a página 2

Páginas: 1 2

Link Permanente al artículo escrito por Ana Julia Jatar Email | 04/08/2007 | 10:28:36 am | Política, Día a Día, Economía, Videos | 1 comentario


La Crisis que se nos avecina
La Crisis que se nos avecina

Descarge el documento "La Crisis que se nos avecina" en PDF

Descarge el documento "La Crisis que se nos avecina" en DOC (MS Word)


Venezuela Política Economía

Link Permanente al artículo escrito por Ana Julia Jatar Email | 03/08/2007 | 10:45:28 am | Política, Día a Día, Economía | 1 comentario


Vamos por mal camino

Cuando los gobiernos ofrecen reglas claras y estables las preguntas que, a diario, se hace cada cual sobre su futuro son muy distintas a aquellas que surgen en situaciones de total incertidumbre. En una sociedad normal las familias hablan de cómo ahorrarán para comprar una casa, el tipo de trabajo que les conviene, dónde pasarán las vacaciones o el colegio en el cual inscribirán a sus hijos. Es impresionante como en Venezuela esas conversaciones cotidianas se han convertido en reflexiones existenciales, ahogadas por la zozobra y la inseguridad.

"¿Para dónde va todo esto? ¿Me quitarán mi casa? ¿Adoctrinarán a mi hijo en la escuela? ¿Me terminarán lavando el cerebro con medios de comunicación controlados? ¿Crees que Venezuela se convertirá en otra Cuba?" En fin, todo un remolino de interrogantes relacionadas con el destino de la libertad en nuestro país. Hay que resaltar que esta angustia no conoce de clases sociales, como quieren hacerlo creer desde el Gobierno. No, los rumores sobre los cambios que se le harán a la Constitución, que vienen desde el Gobierno y circulan a diario, nos recuerda a todos los venezolanos que a pesar de que sabemos de dónde venimos desconocemos a dónde vamos, tal como dijera Mafalda: "El futuro ya no es lo que era antes". Y para acrecentar nuestra tortura psíquica no sólo anuncian transformaciones fundamentales en nuestra cotidianidad, sino que son cocinadas en un cuarto oscuro por un grupito cercano al Presidente. No hay ningún documento oficial que sea público.

Según el diario Granma de La Habana, la capital cubana -el cual hay que consultar pues a menudo tiene más información sobre este Gobierno que la prensa local- en publicación del pasado 17 de julio de este año dice: "Aunque aún no existe un proyecto conocido públicamente, se sabe que uno de los puntos centrales será el referido al de la propiedad para lograr una proyección mayor de la estatal y social, fante al predominio actual de la privada" (...) "Con la reforma Chávez busca establecer un sistema socialista".

Es decir, que el Gobierno cubano coincide con el venezolano en que el cambio radical en las reglas del juego de nuestra sociedad es simplemente una reforma. Eso es un insulto a la inteligencia de nuestro pueblo. Reformar lleva consigo la modificación de ciertas características. Por eso cuando se reforma una casa se le cambian los pisos, la cocina, los baños, pero ésta deja de ser reforma si la vivienda es convertida en un edificio o en un puente.

Con las constituciones sucede lo mismo, son leyes fundamentales del Estado que definen el régimen básico de los derechos y libertades de los ciudadanos, así como las instituciones de la organización política. En otras palabras, la Constitución es el conjunto de normas que definen la forma de convivencia entre quienes integran un país y las reglas deben ser producto del acuerdo de todos.

Pero hoy en nuestro país la transformación de las bases del Estado venezolano se discuten a espaldas del pueblo. Entre otros gravísimos cambios se encuentran la reelección indefinida del Presidente, la imposición de importantes restricciones a la propiedad privada, al Poder Judicial, al Poder Ciudadano, los gobernadores y alcaldes, a la autonomía universitaria.

Se pretende eliminar la doble nacionalidad y la jerarquía constitucional de los acuerdos en materia de derechos humanos. ¡Casi nada! Vamos por mal camino no sólo por los cambios propuestos, sino por la forma como nos los imponen.

Publicado en el Diario El Nacional edición del día 21/07/07 página A13

Venezuela Economía

Link Permanente al artículo escrito por Ana Julia Jatar Email | 21/07/2007 | 09:20:19 am | Política, Día a Día, Economía | 4 comentarios


Así cualquiera da portazos

Hugo ChávezLuego de regresar de su periplo bélico –compra de submarinos a Rusia, alianza antinuclear y antimperialista con Irán y Bielorrusia– el presidente Chávez amenazó a sus homólogos del Mercosur con retirarse de ese acuerdo. Razón tuvo el ministro brasileño Celso Amorin cuando dijo: “Nos hubiera encantado que el presidente Chávez estuviera, pero los países son soberanos y libres de enviar las señales políticas que quieran".

Pues bien, al sustituir la cumbre de Mercosur por un viaje para comprar armas contra el “imperio", la preocupante señal que envía el Gobierno venezolano es que su política exterior tiene un solo objetivo: enfrentar a los Estados Unidos y todo lo demás es secundario. Por ello, si los países del Sur ceden ante el ultimátum de 90 días impuesto por el gobierno bolivariano y se apresuran a incorporar a Venezuela al Mercosur se encontrarán muy pronto, cuando ya no sirvan de fachada para un enfrentamiento con EE UU, con la salida unilateral de Venezuela. Chávez se irá con cualquier excusa, la del acuerdo bioenergético entre Brasil y Estados Unidos podría ser una.

Recordemos que por mantener relaciones consideradas “inaceptables” con Estados Unidos el Gobierno venezolano abandonó dando portazos la Comunidad Andina de Naciones, el Grupo de los Tres, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y por poco también la OEA. Quizás por ello, la incorporación de Venezuela a Mercosur siempre estuvo condicionada a la construcción de uno “nuevo", no aquel signado por el capitalismo y por la competencia feroz. Habría que aclarar lo que Chávez considera un acuerdo comercial, pues su concepción es totalmente distinta a la aceptada por la lógica económica. Cuando los países firman acuerdos de libre comercio, los gobiernos se comprometen a disminuir las trabas y las regulaciones para que los productores de los países miembros aumenten sus mercados. Desafortunadamente, cuando el presidente Chávez piensa en Mercosur o en la CAN no piensa en aumento de exportaciones del sector privado como generador de bienestar; en su proyecto socialista tanto la propiedad privada como el empresario generador de empleo son especies en vías de extinción. Por ello, luego de 8 años de gobierno bolivariano, Venezuela califica en una lista de 175 en el lugar número 164 por su facilidad relativa para la realización de negocios www.doingbusiness.org/EconomyRankings/#ctl00_top, sólo superada en este terrible honor por países como Congo, Egipto, Sierra Leona y Burundi.

Para Chávez, la economía sólo sirve como instrumento político y la política para hacer la guerra. Los acuerdos económicos internacionales son para él instrumentos para doblegar voluntades y aumentar su influencia geopolítica para hacer frente a Bush y a los Estados Unidos.

Pero toda esa lógica que acabo de desplegar choca de frente con la siguiente paradoja: Venezuela tiene un acuerdo comercial que guarda muy en secreto: le vende 78% de su petróleo (alrededor de 1 millardo de barriles al año) a Estados Unidos. Con ello, Estados Unidos financia la petro-chequera del revolucionario caribeño mientras que éste compra armas y conciencias con el supuesto objetivo de acabar con el “imperio del norte".

Pero, Presidente, sea serio en sus amenazas, si acaba con el imperio del norte, ¿quién lo va a financiar? ¿Para luchar contra quién me dijo que eran esos submarinos rusos? ¡Así cualquiera da portazos revolucionarios!

Publicado en el Diario El Nacional edición del día 07/07/07 página A13

Venezuela Política Economía

Link Permanente al artículo escrito por Ana Julia Jatar Email | 07/07/2007 | 08:43:28 am | Política, Día a Día, Economía | 1 comentario


¿Por qué no derogar la ley de oferta y demanda?

Oferta y DemandaEl Gobierno piensa que con la nueva ley contra el acaparamiento y la especulación va a controlar la inflación. Desafortunadamente, para todos los venezolanos esto no será así, sino todo lo contrario. Al asustar con ella a productores y comerciantes, lejos de invertir, estos preferirán sacar su capital a lugares más seguros, cerrarán negocios, bajará la oferta y los precios seguirán subiendo.

Es decir, la recién estrenada ley chocará de frente con otra mucho más poderosa: la ley de la oferta y la demanda, lo que generará mas inflación, más desabastecimiento y menos crecimiento.

Han existido muchas teorías equivocadas dentro de la ciencia económica; sin embargo, aquella que nos enseña que cuando la demanda aumenta los precios suben y que cuando la oferta baja y la demanda se mantiene, los precios también suben, esa no falla. Esa dinámica que refleja el comportamiento racional del ser humano se cumple con la exactitud de las leyes científicas.

A pesar de eso, algunas veces por ignorancia y otras veces por puro voluntarismo, muchos gobernantes han cedido a la tentación de pretender imponerle a los precios un comportamiento distinto al que dicta la ley de la oferta y la demanda. Sin embargo, todos han salido derrotados y a pesar de los controles, las amenazas y las multas, estos gobernantes al no generar las políticas adecuadas de estimulo a la producción o rectifican, o inexorablemente enfrentan el fracaso político y la impopularidad.

Los sistemas comunistas se construyeron a espaldas de estos principios de mercado sólo para comprobar que al ignorar la existencia de sus leyes, colapsaron como cascaron vacío producto de su gigantesca ineficiencia, de la misma forma que lo hace un edificio si se pretende construir desafiando la ley de la gravedad. El sistema de economía centralizada con control total estatal fracasó, por eso preocupa que hoy el Presidente de la República ignore esta realidad y se dedique a anunciar más nacionalizaciones con lo cual desestimula aún más la inversión privada y nos conduce por el camino del fracaso ya experimentado por otros.

Le recordamos que tanto en China como en Cuba y en los países que integraban la Unión Soviética se dejó atrás el régimen centralizado de control estatal para reanimar a una economía plagada de ineficiencias y de escasez.

Todas las cárceles de esos regímenes de fuerza probaron ser insuficientes para controlar el comportamiento económico racional de las personas.

En Cuba por ejemplo, en una época se penaba con cárcel la tenencia de dólares, pero eso no amedrentó ni a los familiares que desde Miami enviaban remesas ni a los cubanos de la isla que las recibían. Tanto fue así, que las remesas llegaron a convertirse en la segunda fuente de ingresos de Cuba. No le quedó otro remedio al gobierno que permitir la tenencia de dólares.

Es preocupante ver como el Gobierno venezolano, desesperado porque la inflación se le ha disparado y con razón, teme perder popularidad, pretende combatirla buscando chivos expiatorios, criminalizándola o volviéndola ilegal. La propaganda del Seniat en toda la prensa nacional llamando criminales a los acaparadores, con una foto de un hombre cuya fisonomía responde más a un inmigrante europeo que a un mestizo criollo, no deja de producir una combinación de miedo y repulsión.

Por eso es que a la larga lista de enemigos inventados por el Presidente de Venezuela –la Iglesia, los medios de comunicación, los adecos, los copeyanos, los "oligarcas", los "latifundistas", la oposición "golpista"– hoy le agrega de manera igualmente arbitraria, a los "criminales especuladores". Ya basta de echarles la culpa a los demás por los errores que son sólo del Gobierno y de nadie más.

Necesitamos que haya confianza, seguridad, respeto a los derechos de todos, racionalidad en las medidas y que el Gobierno nos lleve por el camino del bienestar a todos. La otra alternativa que tiene el Presidente es seguir el ejemplo del alcalde aquel que, debido a la imposibilidad física de hacer llegar agua potable a una zona alta de la ciudad, ordenó derogar la ley de la gravedad.

De la misma manera, si el Presidente sigue por este camino de amenazas y de chivos expiatorios, no le va a quedar más remedio que anunciar en su próximo Aló, Presidente que queda derogada la ley de la oferta y la demanda, y le deseo suerte porque de lo contrario no le alcanzarán las cárceles del país para castigar a sus nuevos enemigos, ni se darán abasto la Onidex y los aeropuertos para frenar la fuga de cerebros.

Publicado en el Diario El Nacional edición del día 26/02/07

 

Link Permanente al artículo escrito por Ana Julia Jatar Email | 26/02/2007 | 07:31:58 am | Día a Día, Economía | 1 comentario


El vaticinio revolucionario

Con gran suspicacia leí las declaraciones del presidente del Instituto Nacional de Estadísticas, Elías Eljuri, cuando anunció el 14 de octubre que para junio de 2005 la pobreza en los hogares venezolanos se ubicaba en 38,5%. Según un despacho de la Agencia Bolivariana de Noticias del 15 de octubre, Eljuri habría también asegurado que para 2004 la cifra de pobreza alcanzaba 47%, es decir, la pobreza en Venezuela se había desplomado en 8,5% en sólo 6 meses...

Mi suspicacia avanzaba. En primer lugar ¿Qué había pasado en el país durante estos seis meses para que la pobreza hubiese disminuido de tal forma? ¿Qué cambios en la política social se habían instrumentado para que esto fuera cierto? Un bajón tan radical en los niveles de pobreza estaría a la vista de todos, y la verdad es que no se percibe.

Pero mi suspicacia seguía avanzando porque según yo recordaba, el mismo INE había revelado que en el año 2004, la pobreza en Venezuela había alcanzado 53,1% y no 47% anunciado por Eljuri.

De ser cierto esto, se demostrarían dos cosas: primero, que el presidente del INE es un mentiroso, y segundo que el descenso en el número de pobres en seis meses es aún mayor; por lo tanto el Gobierno se las había ingeniado para reducir la pobreza del país en 14,6% en los primeros 6 meses del año 2005. Como además el señor Eljuri en la misma declaración comenzó a “vaticinar” muy sospechosamente hacia donde irán las estadísticas el año que viene y a “predecir” que la pobreza extrema bajará a un dígito, es importante saber en dónde estamos parados.

Señor Eljuri, usted tiene que hablar de los datos que recoge de la realidad, no las cifras que el Gobierno desea ver.

Por ello y porque me tomo las estadísticas en serio, me di a la tarea de seguir buscando lo que estaba detrás de esto. Me fui a la página web del INE a revisar la serie de pobreza para los años anteriores... pero para mi gran sorpresa ya habían quitado los datos de los años más recientes y sólo pude encontrar la cifra para el año 2002 la cuál es, por cierto, 48,6% . Seguí buscando infructuosamente en las páginas del INE pero navegando por el Internet me encuentro con un artículo de Andrés Oppenheimer en La Nación on line del 11 de octubre de 2005, en el cual me confirma que no es que tengo Alzeimer, gracias a Dios, o al menos si lo tengo lo comparto con el prestigioso periodista, textualmente Andrés dice en su columna: “Según dijimos en su momento, el INE reportó que la pobreza en Venezuela creció de 43 a 53% entre 1999 y diciembre de 2004. Posteriormente, Chávez atacó al INE y alegó que sus datos reflejaban una forma ‘neoliberal’ de calcular la pobreza”. Ajá, por ahí van los tiros, pensé y me fui a buscar las palabras del Presidente y las encontré en el Aló, Presidente del domingo 3 de abril: “No tengo dudas de que los instrumentos que están usando (en el INE) para medir la realidad no son los indicados... están midiendo nuestra realidad como si este fuese un país neoliberal, un país capitalista donde no estuviese ocurriendo ninguna revolución”.

Convencida de que los datos habían sido cambiados para satisfacer a Chávez, seguí buscando en otras fuentes de estadísticas del Gobierno hasta que en la página web de la República Bolivariana en Cifras conseguí (porque no los han borrado todavía) los datos de pobreza que buscaba y que coinciden con mi memoria y la nota de Oppenheimer: desde el año 1999 hasta el año 2004 la pobreza en Venezuela pasó de 43% a 53,10% . Ya que hemos demostrado que el presidente del INE mintió, preguntémonos ahora: ¿Por qué lo hizo? ¿Quién va a creer que en junio había en Venezuela de tres millones y medio de pobres menos que el año pasado? ¿Cuándo nos van a informar del “nuevo” método estadístico que utilizan? ¿Cuáles fueron los expertos consultados para hacerlo? ¿Qué criterios se utilizaron? ¿Cómo vamos a hacer comparables los datos actuales con los del pasado? ¿Con los de otros países? ¿Qué nos garantiza que no nos sigan mintiendo?

La triste verdad es que las estadísticas en Venezuela ya no son creíbles, lo cierto es que tenemos un presidente del Instituto Nacional de Estadísticas que se dedica a cocinar, perdón a vaticinar cifras de pobreza para complacer a Miraflores y como las de pobreza serán las de desempleo, mortalidad infantil e inflación. Por el camino que va Eljuri no habrá pobres en Venezuela en 3 años y que se cuide Jorge Rodríguez en el Consejo Nacional Electoral porque en aquello de “vaticinar” cifras, Elías le viene pisando los talones.

Link Permanente al artículo escrito por Ana Julia Jatar Email | 24/10/2005 | 12:52:41 pm | Política, Economía | 8 comentarios


¿Un gobierno para los pobres... o para la pobreza?

Artículo publicado originalmente en El Nacional, edición del 10/10/05
Pobreza

En Venezuela, al igual que en el resto de América Latina, la pobreza y la desigualdad no han disminuido en la última década. Por lo menos esto es lo que dice un estudio realizado por Jaime Saavedra y Omar Arias del Banco Mundial. Esto, además de indicar que estamos desaprovechando la bonanza petrolera más grande de nuestra historia, también es una señal para los otros países de la región, de que el modelo venezolano de “gobernar para los pobres” no ha dado resultado. Por ello, en el seminario al que estoy asistiendo en Salamanca como preparativo para la Cumbre Iberoamericana que tendrá lugar esta semana, se ha dicho que las soluciones para los problemas de la pobreza no se encuentran en políticas basadas en la confrontación, ni el irrespeto a los derechos de propiedad, ni en el populismo y en la falta de cooperación. Contrario a lo que está aconteciendo en nuestro país, el resto del continente anda en la búsqueda de soluciones a la pobreza en la cooperación, el respeto a los derechos de propiedad y la colaboración entre el gobierno, sector privado y partidos políticos.

Veamos cual es el problema. Si definimos pobreza aquellos niveles de ingreso menores de 2 dólares por día, existen alrededor de 130 millones de pobres en la región, es decir, 25 % de la población.
Por otra parte, América Latina sigue siendo el continente más desigual del mundo: el 10 % más rico recibe 48 % de los ingresos y el 10 % más pobre recibe sólo 1.8 % de los ingresos.

Igualmente, el bajo crecimiento de la región no ha cubierto las expectativas de generación de empleo y por ello la informalidad ha crecido en más de un treinta por ciento en la mayoría de los países.

No todos los países tienen igual desempeño. Los que muestran un cierto progreso en este sentido durante los últimos diez años han sido Chile, Costa Rica y Jamaica, mientras que los que se encuentran en el otro lado del espectro y resaltan en aumento de la pobreza en los 10 años que van desde inicios de los noventa hasta el 2003 son Argentina, Venezuela y Ecuador.

Entendamos la naturaleza del problema. En primer lugar, la combinación de alta pobreza con alta desigualdad torna el rompecabezas algo aún más difícil de resolver. Numerosos estudios sugieren que el camino para reducir la pobreza esta íntimamente ligado tanto al crecimiento económico como a la capacidad de respuesta de los ingresos de los pobres a ese crecimiento. En otras palabras a lo que se ha llamado elasticidad de la pobreza con respecto al crecimiento. Por ello hay que buscar mecanismos para que los pobres logren hacer crecer sus ingresos más rápido que aquellos que no lo son. Es decir, cuando el crecimiento tiene un patrón de reducción de la desigualdad lo que se ha llamado “crecimiento propobres”.
La gran mayoría de los países que lo han logrado, (China, Korea, Chile) lo han hecho incorporando a los más pobres al mercado de trabajo formal a través del aumento de las exportaciones.

Igualmente han logrado mejoras importantes en los sistemas de seguridad social. Y este es el gran reto que enfrentan hoy los países de la región. Con la convicción que pudiese convertirse en eslogan aquí en Salamanca se ha dicho hoy: no podemos seguirle pidiendo a los trabajadores mayor esfuerzo y más competitividad si no estamos dispuestos como sociedad a ofrecerles un retiro digno.

Se habló también de la necesidad de un nuevo pacto social para América Latina. Ni los pobres, ni los gobiernos (por más que Chávez se empeñe equivocadamente en hacerlo) ni el sector privado pueden, solos, acabar con la desigualdad.

De allí la necesidad de un pacto, el cual, se ha dicho, debe pasar por el reconocimiento por parte de los más ricos de que tienen que estar dispuestos a dar más, ese acuerdo debe ser capaz de incorporar la voz de los mas desposeídos quienes no se sienten representados por los gremios tradicionales (el desempleado ni el informal es defendido por el sindicato) y por último debe contar con gobiernos que sean capaces de ofrecer soluciones inteligentes y efectivas a los problemas de todos.
El Presidente Chávez vendrá a Salamanca a finales de esta semana y probablemente hablará de los “éxitos” de su gobierno para los pobres, algunos quizás se creerán las mentiras del presidente venezolano, pero todos aquellos que están aquí varios días antes de su llegada, y que han evaluando seriamente el problema de la pobreza y la desigualdad en América Latina saben que el presidente de Venezuela no sólo no ha logrado avanzar en erradicar la pobreza en Venezuela sino que va en la dirección contraria.

Link Permanente al artículo escrito por Ana Julia Jatar Email | 10/10/2005 | 11:17:05 am | Política, Economía | 8 comentarios


Escándalo con las otras reservas

Esta vez el escándalo no es con la fuerza paramilitar de reservistas que esta construyendo el presidente para "defendernos" de una invasión por parte de los gringos. No, esta vez también tiene que ver con los gringos pero con otras reservas.

Y es que es increíblemente irresponsable el escándalo y la confusión que ha generado Chávez con motivo de su supuesta "orden" de sacar las reservas del Banco Central de Venezuela depositadas en Estados Unidos para colocarlas en bancos suizos, en el Banco de Basilea para ser mas concretos. ¡Mentira! Otra vez miente el presidente de Venezuela. El 1 de Octubre dijo que "nosotros hemos tenido que cambiar a las reserves internacionales de los bancos de Estados Unidos por amenazas". ¿¿?? Embuste, el presidente es tan irresponsable que ha decidido utilizar el hecho de que por razones de riesgo cambiario el BCV había decidido cambiar algunos papeles de inversión de Dólares a Euros, para lanzarse con un pleito de bravucón de barrio contra Estados Unidos. De más está decir que esta malacrianza presidencial, estos despliegues de locura autocrática le hacen un daño inmenso a la credibilidad de nuestro país en los mercados financieros internacionales y golpeéa la estabilidad del bolivar... esto es insólito, esto no se ha visto jamás en un presidente que le quede algún vestigio de seriedad o razón.

Ahora tuvo que salir Maza Zavala director del BCV (porque todo el tren ministerial, ministro de finanzas incluido, no se atreven a hablar) a desmentir al presidente de la república de manera indirecta, cuando informa a la opinión pública nacional e internacional, que el BCV había mudado las reservas hace 4 meses, momento en el cual realizó una operación de cambio de 20.000 millones de dólares de las reservas internacionales de los bancos norteamericanos a los bancos europeos. Maza Zavala agrega que Venezuela mantiene una porción de las reservas en Bonos del Tesoro de los Estados Unidos y que el organismo emisor no tomaba decisiones por presiones políticas sino obedeciendo a criterios de "disponibilidad, rentabilidad y seguridad".

Menos mal que todavía quedan funcionarios que piensan con seriedad y con criterios de seguridad para el país porque para el presidente Chávez ni las reservas internacionales, ni el BCV, ni el dinero de todos nosotros, ni la estabilidad cambiaria de la nación venezolana, ni que el bolívar se devalúe a costa de sus mentiras le importa un pito ante la oportunidad de fajarse como un niño malcriado contra su obsesión: Estados Unidos.

Estoy segura de que hay muchos Chavistas en el gobierno que piensan igual que yo, pero yo no tengo que quedarme callada...

Link Permanente al artículo escrito por Ana Julia Jatar Email | 05/10/2005 | 06:10:33 pm | Economía | 3 comentarios


Los “hermanos” de Chávez

Los hermanos de chávez
El presidente Chávez ya se ha hecho famoso al andar por el mundo regalándoles a sus “hermanos” el petróleo venezolano.

Como Fidel es su “hermano”, decidió regalarle a Cuba 90 mil barriles diarios. Con la misma “doctrina fraternal” le ha ofrecido a las otras islas del Caribe, a Centro América, Ecuador, Perú, Uruguay, precios y condiciones preferenciales para nuestro crudo. En fin, al presidente Chávez, como buen populista, le encanta regalar lo que no es de él y en este caso, regala lo que es de todos los venezolanos: el petróleo.

Por ello me parece interesante la propuesta de Julio Borges de repartir un porcentaje de la renta petrolera entre todos los ciudadanos tal como lo ha hecho exitosamente Alaska (Si les interesa este tema pueden ver el artículo ¿De quien es el petróleo venezolano?.).

Entre otras cosas, imagínense cual sería la reacción de usted que lee este artículo, si supiera que el cheque que le va a llegar con sus dividendos de Pdvsa, fue regalado por el Presidente a ciudadanos de otro país, sin siquiera consultarle. La generosidad del jefe del Estado con el mundo tiene un pequeño problema: nos hace más pobres a todos los venezolanos. Por ello, voy a insistir en el tema de los obsequios presidenciales y para no entrar en el debate de que le debemos algo a los países más pobres, me voy a referir sólo al que le ha ofrecido a los “hermanos” más ricos, por cierto el más costoso.

Existe la percepción de que uno de los grandes logros de Chávez ha sido fortalecer a la OPEP a través de una política concentrada en bajar las cantidades producidas para subir precios. Veamos cómo se ha cumplido esto en la organización petrolera.

Según los datos de la British Petroleum, desde el inicio del período de Chávez la producción de crudo a escala mundial ha aumentado en 10% al pasar de 72,3 millones de barriles diarios en 1998, a 80 millones en 2004. En ese mismo período, tal como lo establece la estrategia chavista, Venezuela disminuyó su producción en 15% y encogió en 22% su participación en el mercado mundial (4,8% de participación en 1998 y 3,7% de participación para el año 2004).

Ahora bien, se preguntarán ustedes al igual que lo hice yo:
¿en cuánto habrán bajado su producción los otros “hermanos” de la OPEP? ¿Cuánto habrá sido su compromiso con lo propuesto por el gobierno de Chávez?

Pues la respuesta es: ¡nada! Absolutamente nada. Sólo Venezuela ha bajado su producción y los demás, no sólo no la han bajado, sino que la han subido para mantener su participación de mercado mundial. Veamos:
Arabia Saudita, mantiene para 2004 el mismo 13% de la producción mundial que tenía en 1998. El “hermano” Kaddafi, por su parte, sigue manteniendo el mismo 2% . Irán se ha mantenido oscilando entre 5,1 y 5,2% y Qatar, incrementó su participación de 1 a 1,2% .

En otras palabras, mientras los “hermanos” de la OPEP incrementan en 10% la producción y mantienen el mismo pedazo de la torta de la producción mundial, Venezuela les regala la disminución de su producción de unos 900.000 barriles diarios para subir los precios de todos. Por cierto, uno de los grandes beneficiarios de este regalo venezolano es el “hermano” Putin, quien lo aprovechó para aumentar su producción en 3,1 millones de barriles diarios.

De haber hecho como los demás, es decir, de haber mantenido la participación de mercado que teníamos en 1998, hoy estaríamos produciendo más o menos 3,8 millones de barriles diarios. Si tomamos como ciertas las cifras oficiales de producción de Venezuela, la diferencia entre lo que producimos ahora y lo que estaríamos produciendo si hubiésemos mantenido nuestra participación de mercado representa, a los precios de hoy, unos 16,5 mil millones de dólares. Si deducimos unos generosos costos de producción, esto representa unos 10.000 millones de dólares que hubiesen podido ser repartidos a los venezolanos. Este regalito nos cuesta aproximadamente un millón de bolívares por venezolano. Si usted es una familia cinco, saque la cuenta.

Hoy los electores de los países “hermanos” disfrutan de ellos, nosotros no. ¿Le vamos a seguir permitiendo a este gobierno que regale lo que es nuestro?

Link Permanente al artículo escrito por Ana Julia Jatar Email | 26/09/2005 | 07:16:12 am | Economía | 24 comentarios


¿De quien es el petróleo venezolano?

Barril PetróleoJulio Borges, candidato presidencial del partido Primero Justicia en Venezuela ha lanzado una propuesta que vale la pena evaluar y analizar. La propuesta de Borges es la siguiente: "que el 25% del ingreso fiscal petrolero sea distribuido cada año entre todos los venezolanos a partes iguales. Sin discriminación, sin distinción política ni alcabalas."

Considero que esta propuesta vale la pena que la discutamos en serio y me permito esbozar algunos de los elementos de análisis para la discusión.

En primer lugar un repaso a la teoría, y me perdonan la lata, pero creo que es necesario para entender el fondo del asunto. Recordemos que los bienes públicos son, por definición, servicios que no se pueden dar a los ciudadanos privadamente (de allí el ejemplo clásico de la seguridad nacional que solo es posible si le pagamos a un gobierno para que nos la garantice). Otros países consideran la educación, la salud, las autopistas, la electricidad, etc. Ahora bien, todo tiene un precio en la vida y para todo aquello que una sociedad decida que necesita un Estado, debe entonces decidir también cómo pagarlo. En otras palabras, debe también convenir sobre el nivel de impuestos que están todos dispuestos a pagar. Algunas sociedades han decidido tener Estados más grandes que garanticen la seguridad social de sus ciudadanos con altas pensiones, servicios de salud y seguro al desempleo pero por ello también están dispuestos a pagar mas impuestos.

De acuerdo a esto, imaginemos que de repente aparece el petróleo y al ser éste explotado por el Estado y no por compañías privadas, como es en Venezuela, súbitamente, los ciudadanos de ese país pueden ser más ricos y tener más bienes de los que pagan solo sus impuestos. Esos ciudadanos al actuar racionalmente querrían con ese petróleo dos cosas: o consumir más bienes y servicios o pagar menos impuestos. Pero como los impuestos son progresivos - es decir, mientras más rica la persona mas impuestos paga - al bajarlos esta sería una forma de beneficiar a los más ricos. Por ello, es mas equitativo darle a cada ciudadano parte de su renta tal como establece la propuesta de Borges.

Entonces, ¿como se le devuelve al ciudadano esa renta? Un mecanismo es simplemente repartirlo en efectivo para que pueda ser utilizada en los bienes privados que el estado no puede proveerle. Otro mecanismo sería usarlo para contribuir a la seguridad social de todos. Con este último esquema se podría, por ejemplo, beneficiar a los trabajadores informales que hoy no cuentan con ningún tipo de seguridad social y se podrían eliminar las distorsiones que esto produce en el Mercado laboral venezolano hoy.

El segundo punto tiene que ver con las limitaciones características de un gobierno para repartir eficientemente la renta petrolera de manera equitativa entre los ciudadanos. Por ello, se le quita el monopolio de la distribución para que pase a manos de cada ciudadano. El ejemplo del hospital público Los Magallanes donde acaban de morir 4 pacientes por falta de oxigeno, es una forma brutalmente sencilla de decirlo: cuando el gobierno no puede proveer de salud y por su ineficiencia al distribuir los recursos petroleros mueren pacientes en hospitales públicos, es justo que los ciudadanos reclamen parte de su renta.

Esta repartición puede hacerse tal como lo propone Borges de acuerdo a un porcentaje del total de ingresos o también fijando un precio del barril por encima del cual se acuerde que se realizaría la distribución entre los ciudadanos o quizás fijando un piso de impuestos. En fin, el "como" hacerlo tiene diferentes manifestaciones, la pregunta mas bien es si nos conviene hacerlo. Al estar en presencia de unos de los gobiernos que mas ineficiente y discriminatoriamente ha repartido la renta petrolera, parece interesante que la oposición haga una propuesta en este sentido lo cual por cierto podría verdaderamente hacer realidad el eslogan "ahora el petróleo si es de todos".

Link Permanente al artículo escrito por Ana Julia Jatar Email | 21/09/2005 | 05:00:57 pm | Política, Economía | 16 comentarios


:: Página Siguiente >>

bottom corner