Categoría: General

Carta Abierta a Venezuela ante la propuesta de Reforma Constitucional

Las recientes modificaciones propuestas por la Asamblea Nacional de Venezuela, particularmente en lo relativo a la eliminación del Debido Proceso así como el derecho a la información durante los estados de excepción y estados de conmoción nacional, constituyen una preocupante regresión en materia de derechos humanos en nuestro pais. De aprobarse, el régimen de Hugo Chávez solo tendría que inventar una serie de autogolpes para acabar con la oposición venezolana y pudrirla en la cárcel.

CARTA ABIERTA A VENEZUELA
DEL FORO PENAL VENEZOLANO, VIVE Y FUERZA INTEGRADORA
ANTE LA PROPUESTA DE REFORMA CONSTITUCIONAL

Ante las recientes reformas y añadidos planteados por la Asamblea Nacional al texto de las modificaciones la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela propuestas por Hugo Chávez Frías, queremos advertir a la Comunidad Nacional e Internacional lo siguiente:

1.- Sobre la ilegitimidad e inconstitucionalidad del planteamiento de reforma constitucional y de los mecanismos empleados para su aprobación.

Hemos dicho públicamente, y lo seguimos manteniendo, que los mecanismos que se están utilizando para la reforma del texto constitucional son en sí mismos inconstitucionales y violatorios de derechos humanos y fundamentales que reposan en el pueblo como portador del poder originario. Es así que las decisiones que se han tomado desde la Presidencia de la República, convalidadas por la comisión presidencial nombrada para los efectos de reforma constitucional, y hasta ahora avaladas por la Asamblea Nacional son, en estricto derecho, írritas y atentan contra los postulados fundamentales de rango constitucional sobre los que no le está dado al poder proponer modificación alguna. Se violan los mecanismos de cambios constitucionales establecidos por la misma Carta Magna, tal y como lo han expresado inclusive voceros oficialistas.

De allí que advertimos que el procedimiento utilizado para forzar la aprobación de la reforma propuesta por Hugo Chávez y las adiciones y alteraciones hechas a la misma en el seno de la AN es fraudulento y lesivo de los derechos de todas y todos los venezolanos, cualquiera que sea su tendencia política. Por ello es menester, y así lo rodena el Art. 333 de la Carta Magna Vigente, asumir contra estas modificaciones una postura de absoluto rechazo y advertir a la comunidad nacional e internacional, sobre las consecuencias políticas, sociales y jurídicas que esto está ocasionando y que ocasionará hacia futuro.

2.-La eliminación de las garantías al debido proceso y a la información durante los estados de excepción o de conmoción nacional.

Las recientes modificaciones propuestas por la Asamblea Nacional, particularmente en lo relativo a la eliminación del Debido Proceso así como el derecho a la información durante los estados de excepción y estados de conmoción nacional, así como la eliminación del requisito procesal del antejuicio de mérito para altos oficiales de la Fuerza Armada Nacional, constituyen la más palpable e indudable concreción de una dictadura de rango constitucional, que de ser convalidada o aprobada implicaría la validación graves de abusos ya vividos en la historia de Venezuela durante las dictaduras de Juan Vicente Gómez y Marcos Pérez Jiménez; además de configurar una vez más la absoluta concentración del poder en Hugo Chávez Frías como sujeto que sería reelecto indefinidamente, con lo cual todas aquellas comparaciones que se han hecho con gobiernos de corte dictatorial como el Cubano, serían escasas en relación con lo que esto traduciría para nuestro país.

Las declaraciones de Cilia Flores en su intervención en el pleno de la Asamblea Nacional el día 12 de octubre de 2007 revelan la clara intención de la reforma constitucional, que en ningún momento es ni ha sido la de favorecer los intereses del pueblo sino del grupo político en el poder. Si alguien tenía dudas sobre las razones de los cambios, la Sra. Cilia Flores dejó claramente expresado que “…con la reforma de este artículo (el 337) el gobierno está blindado…”. En otras palabras, la reforma no está dirigida a que el Estado garantice, como lo ordena el Art. 3° de la Constitución vigente, el “…desarrollo de la persona y el respeto a su dignidad…”, sino a garantizar el mantenimiento en el poder de un grupo de ciudadanos de espaldas al pueblo y sus anhelos. Se coloca al poder y a sus prioridades hegemónicas por encima de la persona, por encima de los individuos, y con ello se acaba con la concepción constitucional que hace del ser humano, y no del gobierno o de sectores políticos parcializados, el destinatario último de todo acto del poder.

Toca al pueblo preguntarse si la Reforma Constitucional en éstos términos planteada busca ser la base esencial del desarrollo político, social, cultural y económico de un pueblo, o sólo ser, por el contrario, el maquillaje protector de un gobierno al que sólo interesa la concentración de poder excesiva en cabeza del Presidente de la República, otorgándole de manera excesiva y sin estar sometida a ningún tipo de control potestades para reorganizar territorios, administrar la economía nacional, calificar el derecho a la propiedad según las necesidades y conveniencias del Poder Ejecutivo; designar autoridades regionales, municipales, comunales sin criterio alguno distinto de la conveniencia personal del Presidente de la República, y someter a la Fuerza Armada Nacional a los intereses de quien gobierna y no a los supremos intereses del pueblo, a la soberanía, a la paz y a la democracia.

Debemos preguntarnos si puede ser la propuesta en discusión verdaderamente respetuosa de los valores superiores de nuestro ordenamiento jurídico (Art. 2° de la Constitución vigente), especialmente el del pluralismo político como base del ejercicio democrático, cuando se propone en ella la exclusión de todos aquellos que no participen de la doctrina socialista impuesta para todos, o cuando se impone, sin criterios claros que abonen a favor de la verdadera solidaridad, a los ciudadanos la obligación de cumplir labores sociales y laborales según los intereses del Gobierno, o cuando en ésta se acaba con la alternabilidad democrática (Art. 6° de la Constitución vigente) cuando se plantea la reelección indefinida sólo del Presidente de la República (desconociendo la legitimidad de los liderazgos regionales)

Todos estos argumentos, de por sí, eran ya suficientes para considerar que el control total del destino del país desde todo punto de vista estaría, de aprobarse la reforma propuesta, en manos del Presidente de la República. Ahora, si acaso quedaba la posibilidad de recurrir a la ley y a los controles que de ésta dimanan para el ejercicio del poder, las pocas garantías, por lo menos en teoría y a nivel formal, que quedaban a favor del estado de derecho (Art. 2°, de la Constitución vigente) serán suprimidas cuando ello sea de la consideración del Poder Ejecutivo con un claro interés retaliativo y con la evidente finalidad política de deslastrar al Gobierno de los contrapesos que el Estado de derecho opone a toda actuación del poder, particularmente en materia penal.

Así quedó definido por la misma presidenta de la Asamblea Nacional al decir textualmente que su idea, más que garantizar los derechos de la ciudadanía en general, es la de “…garantizar la paz de la república, hay hechos que nosotros no podemos olvidar, se incurrieron en delitos, en un golpe de estado, en un gobierno de facto, donde todavía se reclama justicia, los que planificaron ese golpe de estado planificaron la impunidad…”.

Y en ello desconoce que sin justicia, sin debido proceso y sin respetar las garantías que de éste nacen, aún durante situaciones excepcionales, no hay paz posible. En otras palabras, cuando el Presidente de la República así lo decida, podrá decretar un estado de excepción o de conmoción nacional, sin más contenido o extensión que aquél que él mismo pretenda, sin respetar los límites que la ley (la propia Constitución y los tratados internacionales suscritos y ratificados por Venezuela) opone a la intervención arbitraria en los derechos de los ciudadanos. Será entonces la subjetividad y la irracionalidad nacidas de los anhelos de perpetuarse en el poder las que definan, a conveniencia, los momentos en los que el poder podrá violentar las reglas de la ley y de la sana convivencia democrática para perseguir a todo aquel (medios de comunicación, los partidos políticos, organizaciones no gubernamentales, o cualquiera que pretenda formular críticas contra los abusos en el ejercicio del poder) para tener a la disidencia no como ciudadanía crítica y libre, sino factores de pretendida desestabilización, como “golpistas” o “traidores”, con el agravante de que, al suprimir la posibilidad de plena vigencia del Estado de Derecho durante esos momentos, podría cualquier persona, por cualquier motivo, ser detenida arbitrariamente, sin posibilidad de ejercer cabalmente su derecho a la defensa, y ser inclusive sentenciada de inmediato sin ningún tipo de garantía. Todo a conveniencia de quienes ejercen el poder.

3.-La consolidación del “Derecho Penal del Enemigo”.

Cilia Flores pretende sorprender la buena fe del pueblo fingiendo que no debe haber preocupación para el resto de la población sino para aquellos que “desestabilicen”. Lo que calla es que los criterios para la determinación de la identidad de los pretendidos desestabilizadores no será determinados por la ley, sino por las conveniencias del gobernante y de sus acólitos. Serán desestabilizadores quienes se opongan al discurso de los poderosos (aunque militen en las filas del oficialismo), serán “golositas” y “traidores” todos aquellos que no se ciñan estrictamente a la línea presidencial. Serán, en consecuencia “enemigos”, contra los que todo vale y a los que la ley (el debido proceso) no debe proteger. Esto es lo que se denomina mundialmente el “Derecho Penal del Enemigo”, que parte de la consideración de que el que esté contra el poder, contra sus decisiones o contra sus aspiraciones hegemónicas es un enemigo y como enemigo debe ser tratado, sin importar que ello suponga el desconocimiento de las garantías que nacen para todos, y que son esenciales al modelo de “Estado Social y Democrático de Derecho y de Justicia” propuesto por la Constitución vigente en su Art. 2° que, hasta dónde se sabe, no es objeto de reforma o modificación. En el mundo moderno, y eso lo demuestran múltiples tratados internacionales de los que Venezuela es parte y que sus gobernantes sus ciudadanos y sus militares deben obedecer, ni siquiera en situaciones de conflicto bélico (interno o externo) se puede hacer contra el “enemigo” lo que al poder le venga en gana, ni mucho menos relajar las garantías que nacen del respeto al debido proceso.

Y si queda alguna duda de que ésta no es la orientación de la propuesta de la Presidenta de la AN, basta revisar lo que se le ha dicho, desde el poder, a los partidarios del oficialismo que han pretendido separarse de la barbarie o expresar ideas, distintas de las de Hugo Chávez, que abonan a favor la racionalidad y del respeto a los derechos de los ciudadanos. Como ejemplos pueden mencionarse a Ismael García, Ramón Martínez y Juan José Molina, a quienes, por expresar sus puntos de vista divergentes, se ha tildado de opositores y hasta de “traidores”, simplemente por hacer uso de su derecho a disentir. O las muchas expresiones denigrantes e irrespetuosas contra miembros de algún consejo comunal en reclamo por fondos no les han llegado; o contra aquellos que durante algún programa presidencial, en ejercicio pleno de la soberanía (que reside en el pueblo y no en sus gobernantes) pretendan decirle a Hugo Chávez las verdades de los sufrimientos y limitaciones que padecen día a día. Ahora, en este nuevo escenario, y eventualmente ante el decreto presidencial de un estado de excepción o de conmoción nacional, podrán ser sometidos a medidas de corte penal e investigaciones sin respetar ninguna de las garantías que, en los estados modernos, se consagran en la Constitución a favor de todos los ciudadanos.

4.-El debido proceso. ¿Qué es?.

El debido proceso debe ser entendido como una expresión omnicomprensiva de la que nacen un cúmulo de garantías que se establecen, no como un beneficio o “gracia” dada por el Gobierno al ciudadano sino como un Derecho Humano irrenunciable que obliga a los que ejercen el poder a someterse, en su desempeño, especialmente en lo que atañe al ejercicio de la potestad penal, a límites muy precisos e inalienables.

Pactos y convenios internacionales, de los que Venezuela es parte, así lo reconocen, como también lo reconoce la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en su artículo 49, que nos explica que el debido proceso conlleva en sí lo siguiente:

i) Derecho a un juicio previo.
ii) Derecho a ser oído por un tribunal imparcial
iii) Derecho a ser juzgado por un tribunal existente antes de la perpetración del hecho punible, juez natural
iv) Derecho a ser informado oportunamente de los motivos de la detención
v) Derecho a defenderse ante una instancia imparcial
vi) Derecho a tener comunicación con los familiares y abogados de confianza
vii) Derecho a promover pruebas, y a conocer las pruebas que se pretenda hacer valer contra los ciudadanos
viii) Derecho a la libertad como regla, no como excepción
ix) Derecho a no ser detenido sin orden judicial previa o en flagrancia
x) Derecho a la inviolabilidad del domicilio
xi) Derecho a la inviolabilidad de la correspondencia
xii) Derecho a no ser condenado previamente en ausencia de un juicio justo
xiii) Derecho a la apelación
xiv) Derecho a no ser juzgado dos veces por el mismo hecho
xv) Derecho a una sentencia proporcional a la infracción cometida y al respeto del principio de la legalidad de las penas y los delitos

Es así que no basta pensar sólo en un allanamiento o en una detención arbitraria, sino en todas las transgresiones que la aprobación de la propuesta de Cilia Flores conllevaría colocando a cualquier ciudadano en las manos despiadadas de quienes se sienten “vencedores” y, en consecuencia, por encima del bien y del mal.

El tono de la diputada Flores así lo revela. No volverá a pasar, no podemos olvidar. O lo que es lo mismo, el principio de juzgamiento no debe nacer de la asunción del Estado de Derecho, sino como la destrucción de aquél al que considero enemigo. Y enemigos podemos ser todos, pues sólo un grupo decidirá, a conveniencia, quien lo es o no. Basta mirar los procesos penales de índole político, en violación a todas las garantías constitucionales y legales, que se han seguido contra los opositores en los últimos 5 años, donde a los presos y perseguidos políticos se les han violado todas y cada una de sus garantías, donde las sentencias ya se han dictado antes de que los juicios culminen, donde ni siquiera la vida se les ha respetado negándoles el derecho a una asistencia médica oportuna sobre la base de imaginarios planes de fuga; donde la Fiscalía General de la República y la Defensoría del Pueblo han actuado como agentes del Estado, no como garantes de los derechos ciudadanos, lo que ha culminado en un franco y advertido deterioro del Estado de Derecho, estado de Derecho que ha desaparecido mucho antes de esta pretendida modificación constitucional, y que ahora queda absolutamente constitucionalizada, con riesgos dramáticos para toda la ciudadanía, sin distinciones de ningún tipo, pues cuando se atenta contra el Estado de Derecho y contra la libertad se atenta contra los derechos de todos los ciudadanos.

Nadie garantiza que no existirán desapariciones forzadas, nadie garantiza la vida, aún cuando pretendan decir que no se elimina la protección a estos valores de la Constitución, pues si en un estado excepcional (decretado por el propio presidente en consejo de ministros) cualquiera es detenido, las autoridades no tendrán ni siquiera la obligación de informar sobre la detención, sobre sus causas o sobre el destino de las encarcelados. Y sumemos a esto la exclusión del derecho de información durante estos mismos caprichosos estados de excepción o conmoción

¿Adónde pueden acudir los familiares?, ¿los abogados?, ¿los denunciantes?. Ante un tribunal no serán oídos porque no hay derecho alguno por la supresión, así sea temporal, de las garantías que nacen el debido proceso, pero tampoco podrá acudirse a los pocos medios de comunicación de índole imparcial que nos quedan, pues estos tendrán una prohibición expresa de dar información sobre estos temas. El único vocero oficial será el gobierno nacional que hasta ahora ha mostrado un control total de a información y una negativa clara a asumir sus compromisos de protección y resguardo de los derechos humanos.

5.- ¿Qué hacer?

Es tan grave lo que decidió la Asamblea Nacional el día 12 de octubre que la simple preocupación ya resulta poca ante tales abusos. La apatía resulta también insuficiente. La complacencia del Poder Judicial y del Poder Ciudadano ante estos abusos es dramática. La postura del poder frente a las luchas democráticas contra los abusos sistemáticos de poder y las violaciones de Derechos Humanos, de rango constitucional, y que ahora pretenden desconocerse, hace pensar que la unidad es la única respuesta verdaderamente efectiva frente a la arbitrariedad.

La reflexión es urgente, la unión es impostergable. Los intereses personales, las posiciones individuales, deben ceder ante una decisión contundente: la de luchar todos por el bien de todos. No podemos a escasos dos meses de un referéndum aprobatorio seguir jugando a la confusión, menos aún convalidar con el silencio tamañas violaciones.

No podemos permanecer sentados en la banca mientras el adversario nos golea, no hay coherencia entre la oposición, las organizaciones de derechos humanos deben ser menos políticas y más reactivas, la academia debe férreamente oponerse a la institucionalización de una dictadura que tome por venganza la vida, la libertad y los derechos humanos de quienes no queremos sino luchar pacíficamente y en libertad por una Venezuela libre de opresión.

No se trata de debatir la reforma, no hay nada que debatir, toda ella es arbitraria, caprichosa, infundada, personalista y hecha a la medida de un hombre al que el traje de la ley ya le ha quedado pequeño y al que no le interesan los derechos de su pueblo, pues para él “pueblo” es sólo el que esté de acuerdo con el, y guarde silencio. Un hombre para el que sus adversarios políticos no tienen derechos. Es inoficioso discutir si se puede votar por partes o en bloque la reforma propuesta, pues quien convalida lo poco convalida lo mucho. Las alternativas son pocas, tampoco son fáciles las decisiones, votar o no votar no puede ser el único sentido del llamado de la oposición, debemos unirnos todos aún en nuestras indiferencias y nuestras individualidades, debemos explicar claramente que el abismo en el que hemos caído puede llegar a ser aún más profundo. Hay que asumir con preocupación, y desde la paz, pero con firmeza, lo que viene. Hay que rechazarlo pacífica y democráticamente por todas las vías internas y externas, y por encima de todo hay que unirse en la adversidad.

Ejemplos como el de un Chile oprimido que logró la concertación de sus ciudadanos deben ser modelo a seguir por los Venezolanos. De nada valen los negocios o el dinero que unos pocos puedan estar haciendo, de nada vale mantener una concesión, poco vale asegurar una Gobernación o una Alcaldía, menos aún un puesto político si en definitiva no tendremos país. Y mucho menos un país libre, en el que todos puedan pensar y expresarse en paz a favor de sus ideales. La venganza constitucionalizada que pretende imponerse no es sólo contra un grupo, lo es contra el pueblo en general, oficialistas y opositores. La venganza y la persecución no excluyen, puede ser contra cualquiera y no hay peor venganza que aquella que desde el odio se forja con mala voluntad, con burla, con abuso de la fuerza y del poder y dándole ahora rango constitucional para acabar, moral y socialmente, con quienes quieren ser libres.

Hacemos un llamado urgente los partidos políticos, a las organizaciones no gubernamentales de Derechos Humanos Nacionales e Internacionales, a los estudiantes universitarios, a los académicos de todas las universidades del país, a los partidarios del oficialismo que no están de acuerdo con lo que viene sucediendo, a los gobernadores y alcaldes, a los gremios profesionales y técnicos, a los presos políticos, a los perseguidos políticos, a los profesionales y técnicos independientes, a los sindicatos de trabajadores, profesionales y técnicos, a la CTV, a los miembros de la Fuerza Armada Nacional, y a la ciudadanía en general a luchar en paz, pero con vehemencia y firmeza, contra el abuso que se propone desde poder contra todo el pueblo venezolano.

Nuestras organizaciones se ofrecen con toda humildad, pero con la máxima preocupación como entes organizadores y catalizadores del espíritu impostergable de coalición, de concertación, de unidad, de paz, de coherencia y de respuesta inmediata en conjunto. Ponemos en manos de todos los grupos y ciudadanos nuestra buena voluntad, nuestra fuerza, nuestros conocimientos jurídicos, pero sobre todo nuestra intención apartidista de lograr una Venezuela con futuro donde todos y cada uno de nosotros tenga un espacio para opinar, y para ser libre.

Nuestras organizaciones, siempre respetuosas de la Constitución y la ley, y de los mecanismos formales y democráticos de protección de los derechos de todos, presentará en los próximos días una ACCIÓN DE AMPARO CONSTITUCIONAL ante la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia contra la evidente amenaza y daño de violación de nuestros derechos ciudadanos que se está materializando actualmente contra el país y su pueblo. Si ello no funciona, se acudirá a las instancias internacionales pertinentes.

En Caracas, a los 14 días del mes de Octubre de 2.007.-

VIVE
FUERZA INTEGRADORA
FORO PENAL VENEZOLANO

Venezuela Política Derechos Humanos Reforma Constitucional Hugo Chávez

Link Permanente al artículo escrito por Ana Julia Jatar Email | 16/10/2007 | 05:32:18 am | General, Política, Día a Día | 2 comentarios


Soldados o criminales

En un insólito artículo publicado en este periódico el jueves pasado, la ex vicecanciller Mari Pili Hernández defiende a los terroristas sugiriendo que estos no son criminales, sino más bien soldados de una causa noble. “¿Es terrorista aquel que no teniendo armas sofisticadas… decide entrar en un centro comercial y atacar a cualquiera que parezca familia de aquellos que le robaron la suya propia?".

Esta es una de las preguntas que se hace la ex viceministra, alineándose con quienes piensan que los terroristas suicidas no son criminales, sino combatientes de una guerra sui generis. Lo que quizás ella ignora, es que la administración Bush está siendo duramente criticada por precisamente pensar de esa manera.

Para muchos, el presidente de los Estados Unidos cometió un error al declarar la guerra a los terroristas, pues con ello los “elevó” a la categoría de soldados en vez de tratarlos como criminales.

Esta decisión de política exterior ha sido la causa de graves atropellos a la Constitución norteamericana y a los derechos humanos de miles de personas.

Los que atacan la política de Bush argumentan que la línea que separa al soldado del civil ha sido históricamente clave para juzgar cualquier acto de guerra. Los soldados tienen uniforme, pertenecen a un país al cual representan y están armados para matar a otros soldados.

Por otro lado de la línea, ellos también tienen el deber de minimizar las bajas de civiles. El ataque del 11 de septiembre, que provocó el cambio de política en Estados Unidos, fue realizado por civiles de nacionalidad saudita en nombre de una organización llamada Al Qaeda, para matar intencionalmente a miles de civiles.

¿Puede ser esto calificado como un acto de guerra y, por ende, pueden ser considerados soldados los terroristas? Muchos consideran que no, y que la administración Bush se metió por un peligroso camino cuando declaró “la guerra al terror".

Este camino se tornó aun más resbaladizo cuando prometió que no se detendría hasta que cada grupo terrorista con alcance internacional fuese encontrado y derrotado. En efecto, esta ausencia de fronteras y de uniforme en la definición del soldado enemigo ha tenido inmensas implicaciones en la forma de aplicar la justicia que le corresponde.

Por ejemplo, considerar soldado a un terrorista permite enjuiciarlo por haber matado a civiles, sin embargo, sus ataques a objetivos militares no serían ilegales. Por otra parte, al no diferenciarse de la población civil en general, el gobierno viola constantemente los derechos individuales al convertirse en juez discrecional de quien es y quien no es el “soldado” enemigo. En fin, por esta mal llamada guerra y por tratar a los terroristas como soldados, se ha invadido dos países y se han violado los derechos humanos de millones de civiles. Por eso, Mari Pili Hernández y el presidente Bush están equivocados: los terroristas son criminales y deben ser perseguidos, juzgados y convictos en las cortes, como tales. La mejor forma de combatirlos es con el peso de la ley, con mejores sistemas de inteligencia y con eficaces acuerdos internacionales.

El terrorismo sólo podrá ser derrotado cuando le neguemos toda legitimidad, tanto en los objetivos que persigue como en los instrumentos que utiliza. Quienes se empeñan como el presidente de Estados Unidos y la ex vicecanciller en torcer esta realidad, sólo terminan perdiendo legitimidad ellos mismos.

Publicado en el Diario El Nacional edición del día 15/09/07 página A9


Artículo de Mari Pili Hernández en página 2

Páginas: 1 2

Link Permanente al artículo escrito por Ana Julia Jatar Email | 15/09/2007 | 08:01:33 am | General, Política, Día a Día | 5 comentarios


Guerra, Paz y Liderazgo

Existen muchos tipos de liderazgos. Las características que convierten a un hombre o a una mujer en líder dependen de sus destrezas y de las circunstancias que les toca enfrentar. Si tomamos en cuenta estas dos variables, la historia nos enseña que los líderes que surgen para la guerra son muy distintos a los que aparecen en periodos de paz. También nacen líderes para las grandes transformaciones con características muy distintas a aquellos que son buenos para la consolidación de los cambios. Se podría decir que en Venezuela, la revolución llevada a cabo por Hugo Chávez, al igual que todas las revoluciones, se ha alimentado de la exclusión y la confrontación. Pero luego de nueve años, ésta comienza a dar señales de fatiga porque el país desea un liderazgo que consolide los cambios realizados en un ambiente de tolerancia y paz. ¿Podrá hacerlo Chávez?
Por lo general los líderes para la guerra no son buenos para consolidar la paz. Por ejemplo, Winston Churchill, el gran líder que condujo a su patria, Inglaterra, por el penoso camino de la segunda guerra mundial contra Alemania, tuvo poco éxito en los periodos de paz durante su larga carrera pública. Sin embargo, en los albores de la guerra, en Mayo de 1940, logra enviar el mensaje que el pueblo británico esperaba. Luego del rotundo fracaso de Arthur Chamberlain con su política de apaciguamiento frente a la amenaza expansiva de Adolf Hitler, Churchill se opone a cualquier negociación con Hitler; hace un llamado desesperado a la valentía y al sacrificio del pueblo inglés y se conecta con la psiquis de sus compatriotas. Al apelar a esos valores paradigmáticos de la historia del imperio anglosajón, se catapulta sin dilación como figura indiscutible para liderar el gigantesco reto que enfrentaba su patria. Y es que el pueblo inglés estaba listo para un líder distinto: un líder para la guerra. Ese líder apareció el 13 de Mayo de 1940 cuando Churchill lanzó su famoso discurso y expresó que sólo ofrecía “sangre, sudor y lágrimas” pero que su objetivo era la victoria. Churchill no garantizaba una victoria fácil sino por el contrario, una victoria muy costosa, una victoria ante “todos los horrores”, una victoria que se impusiera independientemente de lo largo y duro que fuese el camino porque “sin victoria no sobreviviremos”. En otras palabras, el líder Churchill surge del agua tibia de la cotidiana política con un mensaje realista y épico a la vez, con el cual logra amalgamar tras él al pueblo inglés y enfrentar con decisión una guerra inesperada.
Por otra parte, existen líderes que surgen por poseer grandes destrezas para momentos de estabilidad, sin embargo pierden su ascendencia ante los demás cuando se encuentran incapaces de enfrentar cambios súbitos en el entorno. Por ejemplo Herbert Hoover gana las elecciones presidenciales de 1929 en Estados Unidos en medio del gran optimismo que siguió el final de la primera guerra mundial. En clara señal de esto, cuando fue elegido candidato expresó: “hoy en América estamos mas cerca que nunca en la historia de nuestro pueblo, de triunfar definitivamente contra la pobreza”. Ni Hoover, ni quienes lo eligieron presidente, podían imaginarse la catástrofe económica que se le avecinaba unos meses después con el desplome de la bolsa de valores, quizás de haberse sabido, otro líder hubiese aparecido. Lejos de resolver la crisis, Hoover toma medidas erradas y conduce a su país a la tragedia de la Gran Depresión.
Lo cierto es que cada situación requiere de liderazgos distintos. No es común encontrar individuos con el abanico de destrezas lo suficientemente amplias como para ser líderes exitosos tanto en crisis como en estabilidad. En Venezuela, Simón Bolívar es otro ejemplo de ello; gozaba de la fuerza, el valor, la visión y la perseverancia que -rayando en lo irracional- le permitió liderar la independencia de cinco naciones del dominio español. Sin embargo como el Libertador carecía de otras habilidades, como la tolerancia, la capacidad de conciliar y trabajar en equipo, no pudo ser el líder de la construcción de la gobernabilidad después que esas naciones lograran su independencia.
No es fácil encontrar en la historia hombres o mujeres que mantengan su liderazgo luego de haber conducido cambios drásticos de rumbo. Le fue difícil a un Mijail Gorbachov luego de haber liderado el Glasnost en Rusia, al igual que a Lech Walesa, después de que su movimiento “Solidaridad” encendiera el sentimiento anticomunista en Polonia y contribuyera a la caída del muro de Berlín. Pareciera pues que los líderes guerreros, deben colgar su espada y dejar que otros tomen el mando cuando se alcanza la paz y la estabilidad. Quizás por ello -y Chávez pareciera estar en este grupo- algunos logran mantenerse en el poder buscando nuevas guerras o inventando otras. Entre estos últimos caben personajes como Fidel Castro, Mao Tse Tung o Stalin. Es decir, líderes que se mantienen porque convencen a sus seguidores de que continúan en guerra con enemigos externos, internos o imaginarios, pues saben que sólo si esa percepción se mantiene, seguirán siendo los elegidos. En el caso de Cuba esto todavía sigue siendo una triste realidad. Casi cincuenta años de guerra civil a larga distancia contra el exilio de Miami, “el capitalismo salvaje” y la Casa Blanca, le permitió al Comandante Castro, eternizarse en el poder y morirse de viejo en su cama gobernando. Hay que aprender de la historia, pero me temo que Chávez lo está haciendo con la idea de parecerse a Fidel.
Y esto nos lleva a otro tema importante: el liderazgo y el carisma no vienen con un libro de moral y ética debajo de brazo. Quienes se conectan con la psiquis de un pueblo pueden hacerlo para motivar sus valores más sublimes o sus más bajas pasiones: los seres humanos tenemos un amplio inventario de ambas. Si aceptamos que el líder es aquel a quien un grupo de personas lo considera su guía, su jefe o su orientador, Adolfo Hitler ha sido quizás uno de los líderes más exitosos de la historia. El escritor Howard Bloom en su libro “El Principio de Lucifer” argumenta que nosotros somos el resultado de una lucha de supervivencia como tribus o grupos y no como individuos, tal como lo sostiene Darwin en su teoría de la evolución. Por ello, somos capaces de cometer tanto los más horrendos crímenes como de alcanzar las más enaltecedoras metas, cuando nos sentimos partícipes de algo que nos rebasa como individuos. De acuerdo a esta teoría entonces, la presencia de un líder es parte esencial de nuestra evolución. En otras palabras, todos los que estamos en este planeta hoy, somos el resultado de una lucha grupal y de un duelo entre líderes tribales más que de una lucha solitaria por el más fuerte. Los llamados organismos sociales o memes (para diferenciarlos de los genes que conforman a cada individuo) logran tener relativo éxito de acuerdo a quien los lidera y cuales pasiones apela. El Marxismo y el Catolicismo son ejemplos de memes que han logrado extenderse y mantenerse. El Chavismo en Venezuela podría considerarse meme con identidad (los seguidores de Chavez), con color (rojo), con objetivos (construir el Socialismo del Siglo XXI) pero que desafortunadamente invoca constantemente al odio, la confrontación y a la guerra para mantenerse vivo.
Por último, como no son comunes los líderes capaces de confrontar y promover la paz al mismo tiempo hay que aprender de sus virtudes. Nelson Mandela es uno de esos pocos casos. Luego de haber conducido a su pueblo por el camino de la lucha armada para lograr sus derechos y de haber sufrido 26 años de cárcel; finalmente logra la emancipación de su gente, gana unas elecciones y en vez de seguir alimentando la confrontación, se dedica a construir un país donde quepan todos los surafricanos.
Haciendo oídos sordos de quienes le aconsejaban venganza contra los blancos por haber legalizado la terrible separación racial (Apartheid) en Sudáfrica, Mandela promueve la tolerancia, la inclusión, la cooperación y el trabajo en equipo. Por ello muchos lo han considerado el líder “Ubuntu”, palabra africana que significa muchas cosas como respeto, humanidad y tolerancia, principios sobre los cuales esta fundada la nueva republica de Sudáfrica. En la esfera política, el concepto de Ubuntu es usado para enfatizar la unidad y la necesidad del consenso en la toma de decisiones así como el respeto y los valores humanitarios para sustentar dichas decisiones. En su autobiografía "El Largo Camino hacia la Libertad", el líder surafricano describe como la filosofía del Ubuntu se aplicaba en las decisiones de su tribu donde su padre era líder. En el recuento de su lucha, Mandela también destaca como el líder debe ser como el pastor pues debe ser capaz de dirigir a su rebaño desde atrás, dejándolo siempre caminar adelante…
Desafortunadamente para Venezuela, Hugo Chávez no ha escogido su mentor en Mandela sino en Fidel Castro. Venezuela quiere paz, pero su presidente y líder de la revolución bolivariana sabe que al alcanzarla tendrá que cederle el paso a otro. Por esa razón no permite que nos bajemos del caballo, vivimos en una eterna batalla de Carabobo. El nuevo liderazgo capaz de contraponerse al Chavismo, sólo surgirá de quienes se conecten genuinamente con la psiquis de esa gran mayoría de venezolanos que añoran paz, estabilidad, tolerancia, consenso y progreso. Un liderazgo que debe combinar algunas de las características de Churchill –su capacidad para contectarse con los verdaderos valores de sus compatriotas u motivarlos a la lucha- y otras de Mandela mucho mas obvias. Mientras no lo logremos, el “comandante” Chávez nos seguirá llevando de guerra en guerra, hacia la destrucción entre nosotros mismos.

Venezuela Política Liderazgo Historia

Link Permanente al artículo escrito por Ana Julia Jatar Email | 31/08/2007 | 02:26:29 pm | General, Política, Día a Día | 1 comentario


Exhortación Pastoral

Este es uno de los documentos más importantes, profundos y serios que se han producido en Venezuela en los últimos años. Esta exhortación de la Iglesia venezolana a la paz y a la reconciliación lleva consigo también alertas muy preocupantes sobre los peligros que se avecinan con la nueva reforma constitucional que el gobierno prepara a puertas cerradas y a espaldas del país. Todo venezolano y todo aquel que se preocupa por este país, debe leer esta pieza histórica con detenimiento e interés.

Logo CEV

EXHORTACIÓN PASTORAL
LXXXVIII ASAMBLEA ORDINARIA PLENARIA

Urge el diálogo y la reconciliación en Venezuela

Introducción

1.Los Arzobispos y Obispos de Venezuela reunidos en la 88a Asamblea saludamos en el Señor, al Pueblo de Dios y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad de nuestra patria, proclamando que Jesús es “el Camino la Verdad y la Vida” (Jn 14,6.)

2.Queremos responder a los desafíos que la realidad de nuestro tiempo plantea a la Iglesia en Venezuela, siguiendo los lineamientos de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe reunida del 13 al 31 de mayo de 2007, en Aparecida, Brasil, donde los obispos nos han animado a ser discípulos misioneros de Jesucristo para construir un continente de la vida, del amor y de la paz.

3.Además, con el Concilio Plenario de Venezuela, reafirmamos nuestra invitación a “todos, creyentes y no creyentes, a asumir la tarea de ser hombres y mujeres nuevos, impregnando la sociedad de valores que dignifiquen a la persona humana y hagan posible en nuestro país la novedad de la vida (cf. Rm 6,4) y se logre así la transformación de nuestro pueblo con el brillo del esplendor de la verdad, la justicia y la paz, y se experimente la fuerza del amor fraterno.”(Mensaje Final CPV, n. 9).


La realidad del país que nos interpela

4.Nuestro pronunciamiento sobre los problemas sociales no es una injerencia indebida en la vida política, sino el cumplimiento de nuestra obligación de iluminar la vida personal y social de nuestros fieles desde la perspectiva del Evangelio y con criterios estrictamente pastorales. El Papa nos lo ha recordado hace poco: “La Iglesia es abogada de la justicia y de los pobres, precisamente al no identificarse con los políticos ni con los intereses de partido. Sólo siendo independiente puede enseñar los grandes criterios y los valores inderogables, orientar las conciencias y ofrecer una opción de vida que va más allá del ámbito político. Formar las conciencias, ser abogada de la justicia y de la verdad, educar en las virtudes individuales y políticas, es la vocación fundamental de la Iglesia en este sector. Y los laicos católicos deben ser conscientes de su responsabilidad en la vida pública; deben estar presentes en la formación de los consensos necesarios y en la oposición contra las injusticias” (Discurso inaugural de la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano y del Caribe).

5.Actualmente nuestra patria vive uno de los momentos más cruciales de su historia. Después de las elecciones de diciembre de 2006, el Ejecutivo Nacional anunció la reforma de la Constitución de 1999, con el objetivo de introducir cambios de gran magnitud que conllevan la instauración de un modelo político y social bajo el signo ideológico del así llamado “socialismo del siglo XXI”, para lo cual constituyó una comisión presidencial encargada de elaborar el proyecto.

6.Los obispos de Venezuela nos referimos a este asunto con ocasión de la 87ª asamblea ordinaria en enero de este año, y allí manifestamos la esperanza de que la reforma en cuestión contribuyera a la consolidación de la vida democrática y estuviera en consonancia con el pluralismo político y el respeto a los derechos humanos (Cf. Exhortación ‘Tiempo de diálogo para construir juntos’, enero 2007, n. 7). Sin embargo, los temas ventilados por la opinión pública como contenidos de los cambios constitucionales y, sobre todo, la forma misma del proceso de su elaboración, que no acoge suficientemente el espíritu de participación exigido por la Constitución, arrojan serias dudas sobre el talante democrático de la reforma constitucional. Diferentes decisiones oficiales, como el lema impuesto “Patria, socialismo o muerte” y declaraciones del Presidente y de voceros del gobierno hacen suponer que esta reforma se dirige hacia el establecimiento de un sistema socialista fundado en la teoría y la praxis del marxismo-leninismo.

7.La pobreza, el desempleo, la falta de vivienda, la carencia en los hospitales, los deficientes servicios públicos, niños de la calle, ancianos sin atención, continúan siendo verdaderos problemas sociales. Otro problema es la violencia, que en nuestro país ha crecido exageradamente: los delitos contra la vida y la propiedad, el sicariato o asesinato por encargo, los secuestros, la extorsión conforman un cuadro de inseguridad, que especialmente en las grandes ciudades y en la frontera con Colombia, ha alcanzado niveles alarmantes. Uno de los factores que ha contribuido al aumento de esta violencia lo constituye el narcotráfico y el lavado de dinero, que lamentablemente ahora está presente en casi todo el territorio nacional.

8.Recientemente el país ha sido sacudido por una ola de protestas ante la negativa del gobierno de renovar la concesión a uno de los más importantes canales de televisión del país. La presidencia de la Conferencia Episcopal en su momento fijó una posición contraria a tal decisión. Más allá de la defensa de un determinado medio, ante el cual el Episcopado ha expresado en el pasado cuestionamientos, se trata de denunciar un atentado a la libertad de expresión, que reduce los espacios de libre comunicación y favorece una hegemonía indebida del gobierno en materia de comunicación social, lo cual es evidentemente antidemocrático.

9.A raíz de este último acontecimiento, los venezolanos hemos sido testigos del surgimiento de un movimiento estudiantil que, con creatividad y coraje, bajo las consignas de la libertad y la reconciliación, ha salido a las calles a manifestar por el derecho a la libertad de expresión, de opinión, de información y en defensa de la autonomía universitaria. Valoramos positivamente el que los jóvenes estudiantes hayan optado por el recurso a la no violencia activa para manifestar su descontento con decisiones que atentan contra las libertades. Los estudiantes denuncian un ejercicio poco democrático del poder y reclaman una Venezuela para todos, pregonando la reconciliación.

10.Igualmente, manifestamos nuestra preocupación por el nuevo proyecto de Ley de Educación, en segunda discusión en la Asamblea Nacional. Si bien contiene elementos positivos, ofrece graves omisiones en asuntos importantes, como la finalidad de la educación, los derechos de los docentes, los subsidios mediante convenios a instituciones educativas que atienden sectores populares, la evaluación y el derecho de los padres a decidir sobre la educación religiosa de sus hijos, entre otros. Y, lo más importante, existe preocupación sobre la pretensión de impartir una educación con una única y determinada orientación política e ideológica, que afectaría gravemente derechos y deberes de los educandos y de los padres de familia. El diálogo institucional sobre el proyecto de ley, que mantuvimos con la presidencia de la Comisión de Educación de la Asamblea Nacional y con el Ministro de Educación y Deporte, a lo largo de una buena parte del año pasado, no ha sido retomado por las nuevas autoridades, a pesar de nuestra disposición y petición de hacerlo.

11.Nos inquieta además que se pretenda solucionar los problemas sociales que nos aquejan con medidas populistas en lugar de utilizar los abundantes ingresos petroleros para soluciones estructurales a nuestras graves deficiencias. Ahora, al igual que en la segunda mitad del siglo XX, los altos ingresos por el petróleo se han visto acompañados por el aumento de la corrupción y el clientelismo político. Cada día nuestro país se hace mas rentista y pierde la oportunidad de convertirse en un país productivo.


Un camino de diálogo y reconciliación

12.Jesucristo, Camino, Verdad y Vida (Jn. 14,6), es fuente inagotable de paz, de reconciliación y de amor. Los Obispos de Venezuela, ante los problemas que agobian al país, proponemos el camino que indica el Señor: el camino fundamental hacia la paz, que todos anhelamos, es la reconciliación y la solidaridad. Por eso no podemos aceptar que se pretenda dividir a los venezolanos en dos bandos irreconciliables. La diversidad de posturas ideológicas, propias y convenientes en toda democracia, no debe convertirse en beligerancia e intolerancia. Se impone el diálogo que busque el consenso, sobre el que debe asentarse la vida política y social de cualquier sociedad que se considere democrática.

13.La solución a los problemas políticos y sociales de Venezuela debe ir más allá del populismo que no va al fondo de los mismos y del militarismo que cede el protagonismo de la sociedad al estamento militar, al cual no le corresponde dicho papel. Para resolver nuestros males sociales tampoco son válidos los caminos propuestos por el neoliberalismo, pues aunque supongan un aparente progreso de la sociedad, llevan inherentes la marginación de amplias masas del pueblo y el ahondamiento de la injusticia y exclusión.

14.Benedicto XVI acaba de recordar –en el discurso de inauguración de la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano y del Caribe en Aparecida- que “la economía liberal de algunos países latinoamericanos ha de tener presente la equidad, pues siguen aumentando los sectores sociales que se ven probados cada vez más por una enorme pobreza o incluso expoliados de los propios bienes naturales”; pero el Papa nos recuerda también otro camino equivocado para solucionar nuestros problemas: “las formas de gobierno autoritarias o sujetas a ciertas ideologías que se creían superadas, y que no se corresponden con la visión cristiana del hombre y de la sociedad, como nos enseña la Doctrina social de la Iglesia”.

15.Una de esas ideologías ya superadas es el socialismo estatista que impide la primacía de la persona y de la solidaridad, suplantándolas por la hegemonía del Estado. Así, pues, ni el capitalismo salvaje ni el socialismo marxista son los caminos que conducen a la construcción de una sociedad más justa.

16.Por eso, los pastores de la Iglesia en Venezuela, fieles a nuestra vocación de ser voz de los que no tienen voz, alentados por el seguimiento de Jesús, Camino, Verdad y Vida, por el magisterio del Papa y por el Concilio Plenario, reafirmamos nuestra presencia, la de los sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos en todos los lugares de nuestra patria, llevando el Evangelio de Jesucristo y sanando las heridas de los más abandonados, de los enfermos y de todo aquel que necesite de nuestro aliento; caminando con ellos hacia la justicia, la paz y la reconciliación. Sin una cultura del respeto, la tolerancia, la inclusión y la aceptación del otro no se puede entablar una reflexión y diálogo nacional.

17.Se debe renunciar a la intolerancia, al enfrentamiento permanente, a la discriminación en el trabajo por razones políticas, que muchos venezolanos sufren a través de listas de excluidos o de exigencias ideológicas. Igualmente debe rechazarse el lenguaje descalificador, ofensivo e irrespetuoso. Nadie, y mucho menos el Presidente de la República, tiene derecho a insultar o agredir a personas o instituciones que disientan de sus opiniones o proyectos. La reconciliación, la paz y la solidaridad no anulan el derecho a disentir, lo cual incluso puede conducir a la protesta legítima; pero ésta debe hacerse siempre en términos pacíficos, la llamada no violencia activa, la cual no implica la indiferencia ante los problemas sociales. Las instituciones públicas tienen la grave obligación de permitir y respetar ese derecho a disentir consagrado en nuestra Constitución.

18. Se impone un gran acuerdo nacional en defensa de la vida, desde el momento de la concepción hasta su fin natural; esto implica oponerse a todo tipo de violencia e impunidad; e igualmente a las consignas que tienen a la muerte como objetivo o alternativa, pues no son ni humanas ni cristianas. El hombre siempre apuesta por la vida, nunca por la muerte. Esas consignas fomentan la violencia, el odio y la venganza. Además se debe afrontar el problema de las cárceles, velar por la apropiada actuación de las instituciones policiales y, sobre todo, garantizar la independencia y rectitud del sistema judicial.

19.Un elemento básico en la consecución de la justicia, la paz y la reconciliación es una educación para todos y de calidad: tenemos que partir de los logros conseguidos en materia educacional en los últimos años, sobre todo en la extensión de la educación a sectores excluidos. Sin embargo, hay que evitar la tendencia a ideologizar la educación y luchar por mejorar la calidad de la misma, que todavía es muy deficiente, sobre todo para los sectores más populares. El manifiesto “La educación que Venezuela necesita”, realizado por diferentes organizaciones educativas de la Iglesia, puede servir de base para este objetivo. El rol de la familia en la educación es imprescindible. El Estado debe reconocer que la familia es la principal responsable de la educación de sus hijos. La educación religiosa escolar debe permanecer en el horario escolar tal como se encuentra en la vigente Ley de Educación.

20.Venezuela necesita bendiciones, no improperios. Venezuela necesita que se aplique la Constitución vigente, no una nueva. Con ella basta para construir entre todos una democracia social, humanista, trascendente, inclusiva y solidaria. Venezuela quiere y reclama a gritos, por boca de sus niños y jóvenes, que se termine con los odios, los insultos y las descalificaciones y que sus hijos e hijas se reconcilien, se respeten y vivan en paz. Los venezolanos y venezolanas queremos una educación donde todos sus legítimos sujetos, padres de familia, estudiantes, maestros, profesores, comunidad y sociedad, con la alta dirección del Estado, puedan actuar en libertad y transmitir los principios, valores y virtudes fundamentales para alcanzar juntos la plenitud de la condición humana.


Conclusión

21.Nuestra fuerza está en el auxilio del Señor. Por eso, pedimos que en todas las Parroquias, Vicarías, Movimientos y Comunidades se intensifique la oración por la Solidaridad y la Reconciliación en Venezuela, en Latinoamérica y en todo el mundo, especialmente por medio de la Eucaristía. Tal como nos lo ha recordado el Papa Benedicto XVI en su Exhortación ‘El Sacramento del Amor’: “El misterio de la Eucaristía nos capacita e impulsa a un trabajo audaz en las estructuras de este mundo para llevarles aquel tipo de relaciones nuevas, que tiene su fuente inagotable en el amor de Dios” (n. 91).

22.Que Nuestra Señora de Coromoto, Patrona de Venezuela, nos siga guiando y acompañando en este peregrinar hacia un futuro siempre mejor y nos aliente en el compromiso de hacer realidad las aspiraciones de una Venezuela más humana y más cristiana, para que Jesucristo sea para todos “el Camino, la Verdad y la Vida” (Jn 14, 6).

Con nuestra bendición,
Los Arzobispos y Obispos de Venezuela

Caracas, 7 de julio del 2.007

Descargue aquí el documento Exhortación Pastoral de la Iglesia Venezolana (PDF)

  

Link Permanente al artículo escrito por Ana Julia Jatar Email | 08/07/2007 | 10:04:38 am | General, Política, Día a Día | Dejar un comentario


Desde Mérida: No nos dejan Protestar

Desde el domingo y continuando el lunes y ayer martes, la Avenida Las Américas, específicamente la esquina de McDonald's, ha sido lugar de encuentro para protestar de manera PACIFICA contra el cierre de RCTV, a favor de la Libertad de Expresión, a favor de la Autonomía Universitaria, el Asilo al dirigente universitario Nixon Moreno y en contra del autoritarismo y la intolerancia del presidente Chávez.

Hoy, la esquina de nuestras protestas ha sido tomada por la fuerza anti-motines de la policía de Mérida, impidiendo de esta manera nuevas manifestaciones y nuestro legítimo derecho a protestar y manifestar.

Igualmente, en el día de hoy, fue repelida con gases lacrimógenos y perdigones la manifestación de los estudiantes del Tecnológico Sucre.

Venezuela  Link Permanente al artículo escrito por Guillermo Casanova - Editor Email | 30/05/2007 | 07:38:20 pm | General, Vivencias | 4 comentarios



Los jóvenes venezolanos tomaron la palabra...

Al clamor de consignas muy claras y directas protesta la juventud venezolana

Al clamor de consignas muy claras y directas protesta la juventud venezolana


"¡Viva la Libertad!"
"!No a la hegemonía comunicacional!"
"¡No a la violencia y a la agresión de las fuerzas de seguridad del Estado!"
"¡Si, si, si a la universidad, No, no, a la bota militar!"


Represión PolicialEstas fotos publicadas por el canal 13 de Chile, hablan por si solas. Hoy es el segundo día de protestas PACIFICAS en todo el territorio nacional. La juventud venezolana sabe, que lo próximo que viene es la eliminación de la autonomía universitaria, el pensamiento único y la mediocrización de la educación con la eliminación de los exámenes de admisión ya anunciados por Chávez. Por eso los estudiantes, como decimos en Venezuela: "no se la calan mas".

Con el cierre de Radio Caracas Televisión (RCTV) y la confiscación de sus activos por parte de un Tribunal Supremo de Justicia manejado por Chávez, ha quedado claro, como lo dijera el presidente de Periodistas sin Fronteras, que este régimen camina hacia una dictadura represiva. Ya esta allí el presidente de los venezolanos, era de esperarse. Sencillamente no se puede conciliar una visión socialista-marxista con un sistema de respeto a la libertad y a la diversidad. Y es que la democracia le incomoda al Teniente Coronel de Miraflores como tampoco le gusta vestirse de civil. El prefiere llevar con orgullo su uniforme militar o su camisa roja rojita como símbolo de su autoritarismo y de su intolerancia. Los estudiantes gritan con razón "¡no a la bota militar!"

Manifestaciones pacíficas atacadas con gases lacrimógenosLa universidad es por definición diversidad y debate. Pero claro, el presidente de este país se formó en la academia militar... él solo entiende de órdenes, obediencia sin cuestionamientos y jerarquías. Pareciera que el presidente de Venezuela se está dando cuenta por primera vez, que no puede manejar este país como su propio cuartel.

El cierre de un medio es un acto de agresión contra todos los medios de comunicación y contra la libertad de expresión de todos. Aquellos que piensan que "se salvaron" deben aprender de nuestros jóvenes, ellos entienden que con éste hecho, el peligro del autoritarismo se cierne sobre todos los venezolanos, sin excepción. Chávez hará ahora más que nunca, todo lo que crea conveniente para perpetuarse en el poder. Ese es el callejón sin salida de los dictadores y Chávez al haber escogido ese camino, no será la excepción.

¡Viva la Libertad!Recordemos que la historia nos dice que quienes han bajado la cabeza ante el totalitarismo sólo han conseguido que se la corten más tarde y con más saña. Nos esperan tiempos difíciles, habrá cada vez más represión, pero comienza una nueva era. El gobierno ha perdido su autoridad moral ante el mundo y ha perdido la confianza de la juventud. En su lucha por la libertad de expresión, los jóvenes venezolanos han tomado la palabra. ¡Que bien se les oye!

Fotos del Canal Trece de Chile

Foto Galería El País de España

Represión Policial

Venezuela Política

Link Permanente al artículo escrito por Ana Julia Jatar Email | 29/05/2007 | 03:34:37 pm | General, Política, Vivencias, Día a Día | 6 comentarios


Editoriales a nivel Mundial critican el cierre de RCTV y alertan sobre la Dictadura

Estos son algunos links hacia los editoriales de importantes periódicos que critican duramente a Chávez por el cierre de RCTV y la dictadura que entreven a raíz de esto:

ABC (España)- Se destapa la dictadura en Venezuela
The New York Times - Chávez’s Move Against Critic Highlights Shift in Media
ABC (España) - Chávez consuma hoy su asalto al canal independiente RCTV
The Washington Post - Chávez Raises Volume Of Government's Voice (Requiere Registrase Gratuitamente)
El País, España - La libertad de expresión en América Latina - Chávez se burla de la condena internacional contra la clausura de una televisión privada - Docenas de vehículos militares salieron ayer a las calles de Caracas, donde se registraron protestas
Le Monde - Censure à la Chavez
La Nación - Panamá - Resquemor por la respuesta de Martín Torrijos sobre RCTV
Libertad Digital (España) - El canal RCTV prepara su última emisión al tiempo que Chávez renueva la licencia a todos los medios afines al régimen

Otras Noticias relacionadas:

BBC - RCTV: el día final
El Mercurio (Chile) - "Que la infraestructura de RCTV pase al Estado es pura y simplemente un atropello"
Espectador (Uruguay) - Polémica por cierre de RCTV se instala en Uruguay
El Sol de San Luis (Mexico) - Miles de Venezolanos protestan por el cierre de la televisora RCTV

Venezuela

Link Permanente al artículo escrito por Ana Julia Jatar Email | 27/05/2007 | 12:46:57 pm | General, Política, Día a Día | 2 comentarios


Después de Junio nos vemos

Marcha 19 de Mayo 2007 por RCTVPara finales de mayo el gobierno habrá tomado control total de las empresas Teléfonos de Venezuela CANTV (de hecho ya lo hizo ayer viernes 18 de mayo) y de la señal de la veterana Radio Caracas Televisión, canal 2, anunciada para el 28 de este mes.

Los 15.000 trabajadores que suman estas dos empresas mas los miles de contratistas, sufren la angustia y la incertidumbre que tuvieran que enfrentar los 20.000 trabajadores despedidos de Petróleos de Venezuela, PDVSA hace cuatro años cuando fue nacionalizada, o mejor dicho cuando su gerencia fue desmantelada por venganza de Chavez luego del paro petrolero del 2002. Miles de hogares ensombrecidos por el espíritu intolerante de esta revolución en cámara lenta, la cual ha resultado ser un “quítate tu para ponerme yo”.

Pero no voy a referirme a lo similar de las tragedias de los trabajadores, sino a lo diferente que será el impacto de estas recientes nacionalizaciones en los usuarios directos de estas empresas. Veamos.

El impacto de la nacionalización de nuestra empresa petrolera en nuestra vida cotidiana es muy difuso. Luego de 4 años de haber sido nacionalizada PDVSA los venezolanos seguimos debatiendo, pues no sabemos a ciencia cierta cuanto petróleo esta produciendo esa empresa. Algunos dicen que menos de 2 millones de barriles diarios mientras otros aseguran que son mas bien 2.5 millones de barriles por día. La verdad es que como el impacto de la producción petrolera es macroeconómico, el ciudadano común solo puede percibir un efecto indirecto a través de los servicios ofrecidos por el gobierno y otras variables como la inflación o el desempleo.

Ese no es el caso de la producción de servicios telefónicos y de televisión. Muy por el contrario, el mal manejo de las dos empresas que están pasando ahora a manos del gobierno venezolano podría afectar de manera dramática la calidad de vida de millones de venezolanos en un instante.

En el caso de la CANTV por ejemplo, la tecnología celular (la empresa sirve a 8 millones de celulares) es un sistema que no acepta deterioros progresivos como ha pasado con la producción de PDVSA, el sistema puede colapsar de un día para otro. La telefonía celular es muy distinta a la de los teléfonos fijos de fibra óptica. En caso de deterioro en estos últimos el servicio se puede volver más lento, mientras que el sistema de teléfonos celulares simplemente dejaría de funcionar. Por ejemplo, si se cumple de inmediato lo que ya ha ofrecido el gobierno: aumentar el número de celulares y disminuir la tarifa, los millones de usuarios quedarán sin posibilidad de comunicarse ante el aumento del tráfico de llamadas.

En el caso del canal 2, de un día para otro, se le arrancará a millones de usuarios una fuente de información y distracción a cambio de nada. Los venezolanos están pagando un costo gigantesco sólo para que el gobierno pueda eliminar a un enemigo político. Es obvio que lo que mueve esta medida es la “vendetta” contra Marcel Granier.

En fin, el mes de Junio comienza una nueva era para los venezolanos, a diferencia de PDVSA, las nefastas consecuencias de una CANTV y de un canal 2 “rojo, rojito”, nos invadirán lo mas intimo de nuestra rutinaria vida para tornarla mas agobiante y menos libre. El pueblo venezolano no se los agradecerá ni un poquito, en junio nos vemos.

 

Link Permanente al artículo escrito por Ana Julia Jatar Email | 19/05/2007 | 01:30:47 pm | General, Política, Día a Día | 7 comentarios


Sin fanatismo

Sus ojos brillaban con una contagiosa emoción: “Por fin nuestro propio negocio, por fin haremos realidad nuestro sueño y el de nuestros hijos”, me comentaba una recién graduada de dietista en la Misión Vuelvan Caras al describirme físicamente el restaurante que está montando con sus compañeras de curso. Luego me comentaba otra:

“Este va a ser un restaurante muy especial, tendremos una gran variedad de opciones de menú, para hipertensos, cardíacos o para quienes presenten problemas de obesidad”. Estas 15 mujeres se autodenominan con orgullo “lanceras” puesto que luego de un año de estudios se acaban de graduar y están en el proceso de constituir una cooperativa con la asistencia y ayuda de la Superintendencia Nacional de Cooperativas. Estas lanceras, al igual que el resto de los 265 mil graduados a escala nacional en la Misión Vuelvan Caras este año, deben recibir (así como también supuestamente lo harán los 400 mil lanceros que se graduarán en el año 2006) asistencia legal gratuita para montar sus negocios, crédito a 10 años sin intereses y con 5 años muertos (aproximadamente 300 millardos en total en 2005), instrucción en el manejo de cooperativas y algunos, como es el caso de la cooperativa que menciono en esta oportunidad, recibirán en comodato, propiedades de Fogade para que opere la cooperativa.

No hay que ser un gran especialista para entender que este es un programa muy difícil de mantener no sólo por los gigantescos recursos que requiere sino porque muy pocas podrán sobrevivir para pagar sus préstamos. Sabemos de experiencias en otras latitudes que la estructura cooperativa sólo puede funcionar en muy contadas actividades económicas, primordialmente en aquellas donde resulte fácil establecer la relación entre la magnitud del esfuerzo individual y la respectiva remuneración, como es el caso de algunas cooperativas agrícolas. Sabemos también que una de las grandes debilidades del sistema cooperativo es que se termina priorizando la repartición de dividendos (pues me pertenecen a mí hoy) sobre la necesaria reinversión (nos pertenece a todos por igual mañana).

En efecto, este desarrollo “endógeno” considerado por el Gobierno venezolano como parte del socialismo que promete para el siglo XXI, viene más bien de un pasado fracasado. Pero llevar el análisis sólo hasta aquí sería muy superficial y nos impediría evaluar el verdadero impacto social, político y humano que esta experiencia junto con otras derivadas de las misiones está teniendo en la autoreferencia de la sociedad venezolana.
¿Cuáles son las consecuencias de estos cambios para los valores de los ciudadanos? ¿Acaso los convierte por definición en socialistas? ¿Acaso el seguir el proyecto del presidente Chávez, líder autoritario, revolucionario y populista convierte a sus seguidores en lo mismo? No necesariamente y por ello les hago un llamado a que reflexionemos sobre estos temas más profundamente.

Por ejemplo, al conectar las lanceras de mi historia con los muy interesantes resultados del monitor sociopolítico de Hinterlaces, podemos comenzar a ver otras cosas. Vemos como en los sectores populares se valora la democracia, el individualismo y la libertad, y al mismo tiempo sienten (el estudio fue hecho en las clases C, D y E) que la democracia no sólo tiene que ver con la participación política sino “principalmente con la recuperación de su dignidad y sus derechos, el ser tratados como seres humanos, con respeto e igualdad”.

Por ello la ruptura social es entendida no como “lucha de clases”, además, los movimientos populares parecen estar redefiniendo no sólo el sistema democrático, otorgándole capacidades para erradicar el autoritarismo, la desigualdad y el irrespeto. ¿Sin lucha de clases, puede llamarse esto una revolución?

Por eso es que el discurso de confrontación del presidente Chávez no cala en la mayoría. De acuerdo con este estudio, los venezolanos más pobres quieren un líder con “calidad humana sensibilidad social” que “no se olvide del pueblo”, que le “duela el país” y quiera a Venezuela, honesto y buen administrador, que diga la verdad, sincero, con capacidad gerencial, inteligente, trabajador, preparado, que tenga un proyecto y esté bien asesorado.

Ante esta descripción de liderazgo, 29% respondió que Hugo Chávez era su líder. Pero la gran sorpresa fue que 42% respondió:
“Yo mismo soy mi líder” y 10% mencionó a sus padres y a Dios como líderes. ¿Es esto comunismo?

Obviamente que no. Por todas estas razones tenemos que ver con cuidado lo que está sucediendo en el país, los encasillamientos entre socialismo y capitalismo, democracia y dictadura no parecen describir nuestra realidad actual.

La ruptura con el pasado no es sólo con las viejas estructuras políticas, sino con la forma como nos veíamos y nos sentíamos cada uno de nosotros con su grupo de referencia y con los demás.

Link Permanente al artículo escrito por Ana Julia Jatar Email | 21/06/2005 | 09:34:58 am | General | 3 comentarios


¿Salud en los niños o en las estadísticas?

Niños o EstadísticasSupóngase un país en el que un porcentaje elevado de niños sufre de anemia. ¿En su opinión qué debería hacer el Estado? Pues tratar de curarlos, ¿no? En efecto, las estadísticas son instrumentos esenciales para la investigación y son indispensables para que los gobiernos puedan evaluar sus políticas y actuar en consecuencia. Tristemente esto parece ser verdad en otras latitudes, pero no así en Venezuela.

Me explico: en las Filipinas se está tratando de combatir la anemia registrada en 2003 en 34,8% de los niños menores de dos años agregándole hierro a la leche comercial. En Venezuela, cuando en 1992, según estadísticas de Fundacredesa (institución de alto reconocimiento internacional y que ha trabajado durante años con la colaboraron del IVIC), se constató que 19% de niños en edad escolar sufría de anemia, hubo una reacción inmediata por parte del Gobierno y de la ministra Teresa Albañez para instrumentar un programa de enriquecimiento compulsivo de las harinas precocidas de maíz. En consecuencia, ya para 1994 las investigaciones indicaban un descenso de la anemia a 9% . Este programa de colaboración entre el sector público y privado fue un ejemplo que fue copiado en otras latitudes.

Pero la situación ha cambiado dramáticamente en nuestro país en la última década. Según las cifras recientemente presentadas por la doctora María Nieves García, jefa del Laboratorio de Fisiopatología del IVIC, la anemia en poblaciones de siete a 15 años para 2003 había aumentado a 33% .

Peor aún, específicamente en el estado Vargas, 63,77% de los niños de cero a dos años presentaba anemia y 64%, deficiencia de hierro. Al principio se pensó que estos alarmantes resultados podrían ser otra terrible consecuencia de la tragedia originada con el deslave de diciembre de 1999. Sin embargo, esa teoría se derrumba cuando se observa que el problema aparece en otras zonas del país. En Caracas, por ejemplo, las cifras indicaron en el mismo grupo de edad de cero a 24 meses una anemia de 57%, y en el denominado eje norte llanero, es decir, en los estados Cojedes, Yaracuy y Guárico, los indicadores de la anemia marcan 71% . ¿Qué ha hecho o qué piensa hacer el Gobierno con estos preocupantes resultados? Tristemente parecería que no sólo han cambiado los niveles de anemia en el país, sino que también ha variado la disposición de los entes públicos de hacer algo al respecto. Pareciera que hay quienes están más interesados en la salud de las estadísticas que en la de nuestros hijos.

Ante la alerta de la doctora María Nieves García sobre este angustioso problema de salud pública, la reacción no ha sido ni de preocupación ni de propósitos de búsqueda de solución; más bien lo que se ha desatado desde el Gobierno es una brutal arremetida para desmentir y descalificar. La doctora García ha recibido amenazas anónimas en contra de ella y de su familia.

García no tiene recursos para hacer pública una carta que ha llegado a mis manos y por ello me limito a reproducir parte de ella:
“Es lamentable que el comunicado (en El Nacional) no haga referencia a la importancia de los resultados y a que las cifras obtenidas no son abstractas, SE REFIEREN A SERES HUMANOS. En el supuesto de que la prevalencia de anemia reportada sólo sea representativa del grupo evaluado, le recuerdo que EN TRES ESTADOS DE ESTE PAÍS SE ENCUENTRA “VIVIENDO” UN GRUPO DE NIÑOS MENORES DE DOS AÑOS, Y AL EVALUARSE 137 DE ELLOS SE ENCONTRÓ QUE 97 (70% ) TIENEN ANEMIA... ¿Qué se está haciendo al respecto? (...) El domingo 20 de los corrientes apareció en El Nacional otro comunicado, esta vez del Ministerio de Ciencia y Tecnología, donde se afirma, basados en los datos suministrados por ustedes, no sólo que los resultados no pueden generalizarse, sino que además NO EXISTE la prevalencia de anemia reportada.

Espero que tal aseveración sea el resultado de estudios de una muestra que sí sea representativa de la realidad nacional. Es imperativo hacer públicos los resultados y las fuentes que les permiten hacer tales aseveraciones (...) Finalizo haciendo votos para que se destinen más recursos económicos y conocimientos a mejorar la situación del venezolano, más que en maquillajes estadísticos que no nos permitan ver la realidad (...) debido a que los análisis que se hacen en mi laboratorio requieren de esfuerzo económico, laboral y de conocimiento importante, y por la manera en que se ha pretendido desacreditar mis datos e irrespetar mi profesionalismo... .

Me quedo con la triste impresión de que lo que menos importa es la situación de salud del venezolano.” Y yo digo... ¿qué mas se puede decir?

Link Permanente al artículo escrito por Ana Julia Jatar Email | 03/04/2005 | 03:09:38 pm | General, Política | Dejar un comentario


Beauty to Export

I wrote this column and sent by e-mail from the city of Jodhpur in Rajasthan, India. It has been very easy to find access to computers, internet and cellular phones in the less expected places. Contrary to the warnings of friends and family members who, coming from Venezuela to this fascinating country long time ago, described the experience as a “trip to another century” because of its heartrending manifestations of backwardness and poverty, I had run into a reality that has to alert us deeply: comparatively, now a day the backwardness is not so evident. Actually, I am surprise by many things that are lessons for Venezuela, the imperial beauty of New Delhi, the optimistic and energetic environment, low level of crime, the respect and tolerance in the society, the presence of kindergartens in the less remote areas, and specially, the increase of the life quality and the diminution of poverty rates that bring together globalization and the revolution of telecommunications. For example, the fishermen of Kerala in the south west coast of India now use cellular phones to find out the price of the fish in the market in different ports before deciding where they will take the load. More to the north, in the state of Rajasthan, several kilometers from the closest city and in the middle of a desert landscape, fifty weavers of durries organized under the leadership of the gentle Roopraj; do business with clients all over the world: “delivery to Venezuela by courier costs ten dollars per kilo”, I’m told very fast while he spread out under the hot sun and over the earthly and dry floor, the amazing spectrum design and colors of his creations. “I throw my dreams at your feet and that’s why I accept visa and master card”, he says with a wide smile. The biggest challenge for Roopraj, 35 years old, is to find new markets for his rugs and be able to increase his current income of US$ 45.000 per year. The more opening and communication you have, the more markets and businesses. Globalization is music to my ears. Globalization is also music to Ranjeet‘s ears, who is the manager of a cooperative of textiles and now produce designs in silk, cotton and pashmina for the best houses of fashion of the world. Ranjeet communicates with his clients using a “blue tooth” (latest cellular technology) that he just bought through the internet.

History is repeated in all of the ways of the Indian handicrafts. The hand made jewellery in Jaipur is the preference of the tourists, the tie and dye hand painted cotton with natural inks pleases the tastes of ecologists in California, women who embroider from their homes table cloth and bed sheets, do it for the demanding taste of the Italian and French house wifes, miniature painting artists adorn wood furniture for the world market, sculptures in marble adapt to the most exquisite tastes, the list of skills and markets for beauty are infinite.

One of the secrets of economic growth is to know and to identify the skills, develop them, master them and adapt them to the needs of the market, you wish to enter. This is exactly what India is doing. That is why we need not be surprised that this country with more than a billion people had grown two to three times more than the average of the world’s growth rate.

In the last 10 years India has been growing 6% in average and for this year they hope to reach China’s growth of 8%.

As result of this, poverty has decreased and life expectancy has increased from 48 years in 1970 to 67 years in 2003. Due to the birth control programs, which have been of great importance, the grow population growth rate has decreased from 2.2% to 1.6%; the increase of incomes per capita has also been proportional. Due to this and many other reasons the preoccupation regarding the future of Venezuela is real deep. It is true, they are poorer than us but they are becoming strong and rapidly catching up. Last detail, in all India we are known for one thing: the beauty of our women…¿how many other exportable skills can you think of?

Link Permanente al artículo escrito por Ana Julia Jatar Email | 19/01/2004 | 05:35:10 pm | General, Vivencias


Deciphering Venezuela a Historical and Contemporary Perspective

Venezuela, often described as the region's most stable and successful democracy, is now in a political quagmire testing the endurance and stability of its system. What have been the forces pushing the country into crisis? How democratic is Venezuela today?

Venezuela’s elected president, Hugo Chávez, won free democratic elections with 56 percent of the votes in December 1998 and was reelected with 60 percent of the votes in December 2000. In spite of these unquestionable electoral results, his popularity has been collapsing since July 2001, driving opposition to the streets in protest against a government they consider illegitimate. Last April 11, thousands marched to the presidential palace demanding his resignation in a climactic development after a series of civic protests. Late that evening, after a bloody afternoon, President Chávez’s resignation was announced by his highest ranking general. A transitional government was formed but was immediately rejected by the same people who had marched the day before. They, together with Chávez followers, considered it unconstitutional. After 48 hours, President Chávez was back in office. And yet the crisis continues, political unrest increases, and polarization deepens. Venezuela’s democracy confronts one of its greatest challenges in history.

There are two basic paradigms to analyze the current political situation in Venezuela:

Paradigm 1: the Chávez government is just another chapter in Latin American history in which a leftist, popular president is confronted by a selfish elite unwilling to give up its historic privileges for the benefit of the majority.

Paradigm 2: Chávez is an authoritarian revolutionary who is being constrained by a traditionally democratic civil society.

In other words, is the conflict being triggered by self-interested groups cornering a popular president or is there a majority fighting to save democracy from President Chávez’s authoritarian desires? As often happens, reality has more nuances than any particular form of interpreting facts. Though I think that paradigm two is a better description of what is happening in Venezuela today, it falls short of explaining what caused Chávez’s initial popularity and his electoral success. Therefore, if there is truth to both positions, what happened in the process to change so dramatically the country’s mood?

THE REVOLUTIONARY MOOD

Here is where the nuances begin. In 1998, angry and frustrated with traditional political parties, citizens rejected everything that “looked, sounded or smelled” like an old politician. Venezuelans in a “revolutionary mood” knew what they didn’t want so Chávez based his campaign on their anger and hate. The angrier he sounded, the higher he went in the polls. In fact, Chávez got a negative mandate. He was elected to eliminate traditional political parties, to eradicate a corrupted leadership and to destroy the ancien regime. Unfortunately, not too many people worried about what would come next.

Another less obvious cause for this revolutionary mood could be the country’s economic performance and its political interpretation. From 1977–1998, per capita income in Venezuela fell to 1950 levels. Corruption was seen as the underlying cause of the economic mess, hence the attack on the political class.

Chávez postponed the economic agenda and barged ahead with a radical political reform. He destroyed the old leadership and changed the constitution. The idea of electing a Constituent Assembly to give birth to a new leadership was attractive and popular at the time. Also, since the writing of the constitution promised to be open and participatory, transparency was not an issue then.

Through these constitutional changes, Chávez accumulated more power than any other democratic president in the history of the country. But Venezuelans were still in their “revolutionary mood” so they did not worry about the creeping dangers of the emerging authoritarianism and the lack of checks and balances which emerged in the process.

Páginas: 1 2 3 4 5

Link Permanente al artículo escrito por Ana Julia Jatar Email | 01/10/2002 | 11:46:42 pm | General, Política | Dejar un comentario


bottom corner